Los juzgados anulan la modificación de jornada de los trabajadores de mantenimiento del hospital

La Federación de Servicios Públicos de UGT en Ávila ha informado este martes de que los juzgados de Ávila han decretado la nulidad, por falta de negociación, del proceso administrativo por el cual, en febrero de 2012, la Gerencia de Atención Especializada modificó la jornada laboral de los trabajadores de mantenimiento del complejo hospitalario en favor de una empresa privada

El secretario provincial de la FSP de Ávila, José Carlos Pajares, ha informado este martes de que los juzgados de Ávila han dado la razón al sindicato en la demanda interpuesta el pasado mes de abril contra la decisión unilateral de la Gerencia de Atención Especializada del Complejo Hospitalario de Ávila de modificar la jornada de los trabajadores del servicio de mantenimiento del complejo para dar acceso a una empresa privada para cubrir los turnos de noche, fines de semana y festivos.

 

Pajares ha señalado que la sentencia emitida por el juzgado de Ávila condena a la Gerencia de Atención Especializada de Ávila declarando nulo el procedimiento con imposición de costas procesales y apreciando temeridad en las actuaciones denunciadas al encontrar no conformes ni ajustadas al derecho, por falta de negociación, las medidas tomadas por esta dirección del complejo.

 

El argumento de la sentencia condenatoria es la falta de negociación ya que, según han explicado desde la FSP, la modificación de la jornada de los trabajadores de mantenimiento se realizó de manera unilateral y sin negociación alguna con el órgano competente a pesar de las advertencias que en reiteradas ocasiones se realizaron desde el sindicato.

 

De esta manera, la sentencia señala que la Junta de Personal, único órgano al que se dirigió la Gerencia, no está legitimada para negociar y que la falta de negociación ha vulnerado el derecho de la parte recurrente a la libertad sindical en relación con su vertiente del derecho a la negociación colectiva al haberse omitido la negociación que resulta obligada, omisión que conlleva la nulidad del procedimiento legalmente establecido.

 

La anulación del acto administrativo implica, según han informado, devolver a los trabajadores a la situación de origen que existía antes de la adopción del acto denunciado, aunque también señalan que aun no se ha llevado a efecto.

 

El secretario de la FSP ha indicado que la labor que realizaban desde hacía más de 20 años los trabajadores del servicio de mantenimiento en las especialidades de mecánico, calefactor y electricista pasó a realizarse por un solo trabajador de esta empresa, "poniendo en peligro las instalaciones del complejo de salud de Ávila, a los trabajadores y a los usuarios porque está manteniendo a una única persona de guardia durante las noches, fines de semana y festivos, cuando durante los últimos 20 años ha habido tres trabajadores de guardia de distintos oficios".

 

José Carlos Pajares ha indicado que este riesgó quedó patente en una situación vivida en el mes de octubre en el Hospital Nuestra Señora de Sonsóles, que estuvo sin comunicaciones durante un fin de semana completo por una avería que el único trabajador que había responsable esa noche no fue capaz de solucionar sino que la agravó al no estar cualificado.

 

Pajares ha apuntado que "no es la primera vez" que se da una situación de estas características, ya que "se aprecia cada vez más a menudo en las administraciones públicas un total y absoluto desprecio a los trabajadores, a los ciudadanos y a sus derechos". En este sentido, entiende que la Gerencia de Atención Especializada "entiende que las normas laborales no van con ella y hace lo que le viene en gana".

 

Por ello, y según ha informado Pajares, en el último congreso de la FSP-UGT de Ávila se comenzó a hablar de la necesidad imperativa de empezar a utilizar la via penal contra "estos políticos cuya única responsabilidad parece ser cobrar a final de mes".

 

Asimismo, ha tirado de ironía para decir "que no se le ocurra dimitir a la gerente porque sería algo que se saldría de lo normal en los políticos de nuestra provincia ni que cese a ningún responsable de este desaguisado. Es mejor que siga en su línea de pasar de todo y esperar a que ocurra algún acontecimiento que no pueda ser subsanado por un procedimiento administrativo y que implique consecuencias penales".

 

La FSP intentará hacer las reclamaciones patrimoniales del tiempo que llevan sin cobrar los trabajadores cuya jornada fue modificada y están estudiando la via penal ante la vulneración de la libertad sindical. Se han visto afectados una docena de trabajadores que han sufrido una merma en sus salarios de 150-200 euros mensuales.