Los informes evidencian que el PP usó el dinero de las obras de la piscina Zona Norte para la compra de sillas para una misa

La información oficial, reclamada por segunda vez desde el grupo municipal de Izquierda Unida en Junta de Gobierno, pone de manifiesto que el dinero empleado para la compra de sillas y vallas procedió del presupuesto consignado para el ejercicio 2014, con una cantidad de 25.000 euros, para inversiones y reparación de edificios y construcciones en este caso para la reforma de la playa-piscina de la Zona Norte.

“Falta de transparencia, falta de planificación y falta de respeto a los grupos políticos que conforman el Ayuntamiento de Ávila y por ende a todos los ciudadanos”. Es la reacción del grupo municipal de Izquierda Unida de Ávila ante las “evidentes mentiras” que han rodeado la polémica compra de sillas y vallas desde la concejalía de Fiestas del Ayuntamiento de Ávila para la misa celebrada en El Grande con motivo de La Santa.

 

Una actuación que ha puesto en evidencia los informes municipales, reclamados nuevamente por el grupo municipal de Izquierda Unida de Ávila, y que ponen de manifiesto que el dinero empleado para la compra de sillas y vallas procedió del presupuesto consignado para el ejercicio 2014, con una cantidad de 25.000 euros, para inversiones y reparación de edificios y construcciones en este caso para la reforma de la playa-piscina de la Zona Norte -Manuel Sánchez Granado-, retenido finalmente y transferido a mobiliario de festejos por el mismo importe.


“Había una necesidad reconocida, como era la reforma y arreglo de la piscina del Manuel Sánchez Granado, una necesidad aprobada y comprometida en su momento en los Presupuestos Municipales 2014, y sin embargo finalmente quedaba en papel mojado, prevaleciendo los intereses y las presiones de aquellos que están marcando, desde fuera, la política municipal”. Y es que para Montserrat Barcenilla, portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Ávila, “estamos ante un claro ejemplo de la forma de actuar de un Equipo de Gobierno del Partido Popular que hace imponer intereses ajenos a las verdaderas necesidades de los ciudadanos y la ciudad, y que en este caso pasaban por reparar unas instalaciones que se han supeditado a la compra de mobiliario que veremos cuántas veces vuelve a usarse”.


La justificación reseñada en la propuesta de modificación de créditos realizada el pasado 23 de septiembre como necesidad “de carácter ineludible” a la que se debía atender “pone en cuestión la forma de proceder en todo este asunto”. Porque no olvida Montserrat Barcenilla que desde el responsable del área de Deportes, Miguel Ángel Abad, y ante las críticas públicas sobre este asunto, se había reiterado la necesidad de este mobiliario para eventos de toda índole. “Lo que verdaderamente ha imperado en todo este asunto es la presión que se ha ejercido para comprar unas sillas de cara a una misa. Ése es el único compromiso ineludible del Partido Popular, que ha optado por un acto religioso antes que por resolver las necesidades reconocidas de las instalaciones deportivas”. Porque “de haber una necesidad de mobiliario, ¿por qué no se consignó en los presupuestos del 2014 o bien en los del 2015, cuando se llevarán a cabo grandes actos del V Centenario?”.


Para la formación de izquierdas “las múltiples versiones ofrecidas por el Equipo de Gobierno del Partido Popular -siendo finalmente las propias facturas y propuestas de modificación de créditos las que han permitido conocer el movimiento presupuestario realizado para esta compra- no han hecho sino enturbiar una polémica que pone en evidencia la forma de actuar y trabajar desde el Partido Popular”. Falta de “transparencia y lealtad institucional” en un asunto en el que han existido “tantas versiones y respuestas como preguntas se han formulado”. Porque “en estas semanas hemos pasado de que las sillas habían sido cedidas a que se habían comprado con el remanente de la obra que se llevó a cabo en el muro de las Covachuelas”, versión que finalmente “ha sido falsa”.


Para Montserrat Barcenillas “las explicaciones que a partir de ahora puedan dar desde el Partido Popular serán meras excusas en un asunto en el que, como otros tantos, han mentido públicamente a todos los abulenses”.