Los incidentes por insultos, agresión o amenaza a profesionales de Sacyl bajan un 5%, hasta 254 en el último año

Reunión del Observatorio  de agresional personal de Sacyl
Los incidentes producidos por agresiones, insultos o amenazas a profesionales de Sacyl en el último año se sitúan en 254, un 5 por ciento menos, y han afectado a 302 trabajadores, la mayor parte mujeres --247 frente a 55 hombres--.
VALLADOLID, 14 (EUROPA PRESS)



Así se ha puesto de manifiesto en la reunión del Observatorio de agresiones a personal de Sacyl, que ha presidido el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, quien ha mostrado una "razonable satisfacción" por esta "ligera reducción", aunque cree que los 254 incidentes que se han registrado entre septiembre de 2011 y el mismo mes de este año son un motivo aún de preocupación.

De la misma forma, Sáez Aguado considera preocupante que las agresiones se produzcan más contra mujeres que contra hombres, ya que las cifras no se corresponden con la proporción de género entre el personal.

De los 254 incidentes, la cifra más elevada (132) tuvo lugar en los hospitales, frente a los 133 del año pasado, mientras que 118 tuvieron relación con el personal de Atención Primaria (127 en 2011). También ha habido un descenso en el personal de Emergencias Sanitarias (de cuatro incidencias el año pasado a tres en 2012), y como novedad hay que señalar que no se han producido agresiones en las gerencias de área (dos el año pasado) mientras que se ha registrado un incidente en los servicios centrales de la Gerencia Regional de Salud.

Precisamente a este respecto, el vicepresidente del Colegio de Médicos de Ávila, Manuel Muñoz, que representa a los facultativos en el Observatorio, ha recordado lo "fundamental" que supone para el colectivo este órgano, ya que las agresiones impiden la relación adecuada entre paciente y médico y ha ofrecido la colaboración a la Consejería, sobre todo en un momento de crisis en el que considera que podrían aumentar las amenazas e insultos.

En cuanto a la evolución de las intervenciones judiciales, la Consejería de Sanidad tiene contabilizadas ya un total de 114 sentencias condenatorias de los juzgados de Castilla y León, 18 de ellas por delito, motivadas por agresiones al personal que trabaja en los centros asistenciales de titularidad pública. A esta cifra hay que sumarle además otras siete sanciones de carácter administrativo que suponen multas de 300 euros cada una.

SENTENCIAS

Lo más destacable de este impacto jurídico derivado de la agresión a un trabajador de la sanidad pública es que, de esas 18 sentencias, 15 de ellas han recaído por delito de atentado, lo que refuerza la tendencia, en colaboración con la fiscalía, de considerar las acciones violentas en los centros asistenciales -ya sean físicas, verbales o psicológicas- como un delito de atentado a funcionario público previsto en el Código Penal.

Además, la Junta ha comenzado a ejecutar siete resoluciones que suponen una multa de 300 euros y tiene previsto iniciar otros 24 expedientes administrativos.

Los 254 incidentes que se han producido en el último año han supuesto la agresión a 302 profesionales, un 7 por ciento menos que los 323 del año pasado. De ellos, 162 lo fueron en Atención Especializada (172 en 2011), 134 en Primaria (143), cinco en Emergencias (igual que el año pasado) y uno en la Gerencia Regional de Salud.

Del total de agresiones registradas, el 66 por ciento son de carácter verbal (con un descenso del 6 por ciento sobre el año pasado), el 20 por ciento son psicológicas (disminución del 3 por ciento) y otro 14 por ciento son físicas (-17 por ciento). De éstas últimas, entre enero y septiembre se han contabilizado 58, frente a las 70 del año anterior, lo que supone un descenso del 17 por ciento.

Así, 52 de las agresiones físicas registradas han tenido lugar en los hospitales (9 por ciento menos que el año pasado), cinco en los centros de salud (frente a 13) y una en los equipos de Emergencias Sanitarias (ninguna el año pasado).

MEDIDAS TOMADAS Y FUTURAS

El consejero de Sanidad ha recordado que la Gerencia Regional de Salud ha adoptado este año una serie de medidas para mejorar tanto la prevención como las actuaciones una vez producida la agresión.

En concreto, se han instalado botones antipánico en 73 centros de salud y en el Observatorio, según el consejero, se ha pedido un mayor ritmo en la instalación de esta medida, ya que no se ha alcanzado el comprometido, en muchas ocasiones debido a la complejidad que supone.

Además, en la reunión se ha acordado "endurecer" los términos de las cartas que se envían a los agresores y presuntos agresores a profesionales y avisar con mayor agilidad a los delegados sindicales de los hechos ocurridos.

En primer lugar se ha elaborado un nuevo protocolo para profesionales -incluidos los de nuevo ingreso-, en el que se explican consejos generales de actuación cuando se produce una agresión y qué hacer si no se ha podido evitar.

Además, se ha redactado otro protocolo diferente para los jefes de servicio, supervisoras o coordinadores de equipo y de emergencias, para que sepan cómo actuar en todo momento en apoyo de sus compañeros y para poner en marcha los trámites legales oportunos. A esto hay que sumarle los cursos de formación en la materia, con más de 200 profesionales formados.

Este año se ha llevado a cabo una nueva campaña de sensibilización en los centros de trabajo -con el lema 'Aún sigue habiendo agresiones en los centros sanitarios, ayúdanos a que no se repita'- y en los medios de comunicación, en este caso centrada en el respeto a los profesionales que velan por la salud. Se ha iniciado además el acceso a la información relacionada con esta materia en los manuales de acogida de pacientes.

Este año se han registrado un total de 88 llamadas al seguro de defensa jurídica gratuita de Sacyl, con la apertura de 30 expedientes de defensa penal, a lo que hay que sumar 24 peticiones razonadas de incoación de expediente sancionador por agresión, que de momento han supuesto siete resoluciones con multas de 300 euros cada una.

Para el año que viene está previsto desarrollar los convenios firmados por la Consejería de Sanidad con los colegios profesionales de médicos y enfermería de Castilla y León, destinados a compartir información de los registros de agresiones de que dispone cada institución, con el fin de mejorar el conocimiento estadístico y poder definir nuevas estrategias.

Además se va a colaborar, a propuesta del Senado, en un estudio a nivel nacional sobre las dimensiones reales y las soluciones más adecuadas a la problemática de las agresiones a los profesionales sanitarios.