Los Hispanos no llegan a Río porque mueren en la orilla

Los Hispanos al final del partido, un equipo hundido

La selección española de balonmano se quedó a las puertas de estar en los Juegos Olímpicos de 2016 al derrotar a Suecia (23-25), algo que no sucedía hace 40 años al no obtener la ventaja de 3 goles que le habría dado el billete directo.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

SUECIA: Mattias Andersson, Appelgren; Gottfridsson (3), Olsson, Kim Andersson (2), Kallman (3), Ekberg (5), Lukas Nilsson (6), Stenbacken, Konradsson, Karlsson, Jakobsson, Petersen, Zachrisson (1), Andreas Nilsson (1), Nielsen (2).

 

ESPAÑA: Gonzalo Pérez de Vargas, Rodrigo Corrales; Eduardo Gurbindo, Jorge Maqueda (4), Raúl Entrerríos (3), Dani Sarmiento (5), Julen Aginagalde (2), Cristian Ugalde (2), Joan Cañellas, Viran Morros, Antonio García, Rafa Baena, Valero Rivera (9), Gedeón Guardiola, Álex Dujsheabev.

 

PARCIALES CADA CINCO MINUTOS: 2-2, 4-6, 7-7, 9-8, 10-9, 11-12 --descanso--, 14-14, 17-17, 17-17, 18-20, 20-23, 23-25.

 

ÁRBITROS: Nachevski y Nikolovsk (MKD). Excluyeron dos minutos a Petersen, Nielsen, Olsson, Karlsson y Kim Andersson (2) por parte de Suecia. Y a Dujsheabev, Viran Morros, Julen Aguinagalde Y Joan Cañellas en España.

 

PABELLÓN: Malmoe Arena.

Los de Manolo Cadenas salieron al Malmoe Arena con el recibimiento hostil de 15.000 gargantas por jugar contra el anfitrión, pero lejos de amedrentarse dieron guerra desde el principio. Los Hispanos estuvieron virtualmente en Brasil durante el tramo final del choque, pero un tanto desde los 7 metros de Ekberg a cinco segundos del final recortó la ventaja en el marcador y condenó a España. Desde Montreal 76', la selección no fallaba a unos Juegos Olímpicos, hace 40 años.

 

La primera mitad, estuvo marcada por las férreas defensas de los dos conjuntos. El combinado nacional, aún así estuvo en los Juegos Olímpicos con la marca de tres de ventaja durante unos 30 segundos. Era el atisbo de que no era imposible. Sin embargo, los suecos tiraron de orgullo y lograron equilibrar el luminoso con un estelar Mattias Anderson, que paró tres balones a 6 metros y uno al contraataque.

 

Se pusieron por delante los locales, pero la defensa española 5-1 alternada con 6-0 daba réditos. El ataque lo sustentó Daniel Sarmiento con 5 antes del descanso, pero el alto ritmo blindando la portería propia en ambos lados no permitía a ninguno separarse. No se iba el cuadro nacional en el marcador, pero tampoco le perdía la cara al partido y se ponía por delante antes del descanso (11-12).

 

Tras la salida de vestuarios, los Hispanos veían como los nórdicos buscaban los extremos en ataque para superar en los primeros compases el entramado nacional. Entre los nervios españoles para atacar y la potencia sueca para contrarrestar la ofensiva, el marcador sufrió un inmovilismo de varios minutos. El cronómetro no jugaba a favor de los de rojo, pero las sensaciones cambiaron cuando lograron situarse dos arriba a falta de diez minutos (18-20).

 

Fue en los compases finales donde se marcó diferencias, en la portería Pérez de Vargas respondió al partidazo de Anderson con dos paradones (un siete metros incluido) que permitieron a los Hispanos atacar liderados por un gran Jorge Maqueda. A menos de cinco del final, se consiguió el objetivo de los 3 tantos para estar en Río, pero cuando pudo ponerse 4 arriba los suecos sacaron lo mejor de sí mismos.

 

Con esa distancia se llegó a los instantes finales, a menos de 60 segundos el ataque de Suecia, alentado por todo el pabellón, era contrarrestado por España. Sin embargo, los árbitros señalaron 7 metros a diez segundos del final cometido por Gedeón Guardiola. Ekberg cogió el balón y lo envió a la red para acabar con las esperanzas olímpicas de los Hispanos, que murieron en la orilla y se dejaron todo lo que tenían sobre el Malmoe Arena.