Los grupos ponen pegas a la idea de UPyD de publicar las nóminas de los diputados, pero ninguno se opone en rotundo

Jesús Posada
La Mesa del Congreso resolverá sobre el asunto el próximo 10 de enero


MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

Los grupos parlamentarios han puesto diversas pegas a la pretensión de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) de hacer públicos las nóminas de los diputados en la página web del Congreso, pero ninguno de sus portavoces se ha opuesto en rotundo a llevar a efecto la iniciativa, según informaron a Europa Press fuentes parlamentarias.

En la reunión de la Junta de Portavoces, los máximos responsables de las distintas fuerzas parlamentarias han fijado posición acerca de esta cuestión en la que la líder de la formación magenta, Rosa Díez, viene insistiendo desde hace meses hasta convencer al presidente de la Cámara, Jesús Posada, a abrir el debate.

Hasta ahora el Congreso sí informa en su web de las cuantías que abona a los diputados por cada uno de los conceptos sujetos a retribución. En concreto, se habla de 2.818,87 euros brutos al mes de asignación básica más complementos en función del cargo en la Cámara (miembro de mesa o portavoz) más una indemnización mensual para cubrir gastos originados por la actividad parlamentaria (870,56 euros los de Madrid y 1.823,86 euros el resto).

En la Junta de Portavoces, Díez ha subrayado la necesidad de dar publicidad a las nóminas de sus señorías porque ésa sería una decisión "buena" no sólo para el propio Congreso, sino para los diputados y la democracia en general.

MÁS PERSONAL ES EL PATRIMONIO

Además, ha mostrado su sorpresa por que el Congreso accediese en la anterior legislatura a hacer públicas las declaraciones de bienes de los parlamentarios, algo que sí que considera personal, y no haya hecho lo propio con unas nóminas que, al fin de cuentas, los ciudadanos pagan a sus representantes.

Quien más abiertamente se ha mostrado de acuerdo con dar publicidad a los sueldos de los parlamentarios ha sido el portavoz del grupo parlamentario de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), José Luis Centella, según ha reconocido él mismo en una rueda de prensa posterior. "No tenemos ningún problema", ha respondido cuando se le ha preguntado sobre el planteamiento de UPyD.

El resto de grupos han expuesto las dificultades que una medida de estas características podría suponer para los diputados puesto que, al fin y al cabo, aunque sus sueldos sean públicos, las nóminas revelan información de carácter personal.

LAS PENSIONES DE LOS EX

Se ha mencionado, por ejemplo, que saldrían a la luz las distintas retenciones por tener discapacitados o descendientes a cargo, o que, en casos de divorcio o separación la expareja podría conocer exactamente la retribución y exigir, quizá, una pensión de manutención más elevada para los hijos comunes.

También ha salido a colación el caso de los parlamentarios que no cobran del Congreso porque han decidido quedarse con otro sueldo público, como el de alcalde o concejal, dos cargos compatibles con un escaño en la Carrera de San Jerónimo. La publicidad tampoco afectaría a los ingresos de los diputados por sus actividades extraparlamentarias autorizadas.

Una vez oída la Junta de Portavoces, los miembros de la Mesa del Congreso, que son de los que cuentan con los salarios más elevados, deberán decidir el próximo 10 de enero si acceden o no a publicar las nóminas.

Algunos miembros del órgano de gobierno de la Cámara ya han adelantado a Europa Press que existen dificultades legales para que la institución dé a conocer las nóminas de sus señorías, puesto que se trata de información personal. Ponen el ejemplo de una empresa que tampoco puede difundir los sueldos de sus empleados.

NO ES COSTUMBRE EN OTROS PAÍSES

"No existe precepto legal alguno que contemple como exigencia" la publicación de las nóminas de los diputados, escribió a Posada a Rosa Díez hace unas semanas. El presidente también destacó que esa publicidad "tampoco parece que sea la regla general en la mayoría de las Cámaras parlamentarias ni en otras instituciones del país".

Eso sí, las citadas fuentes subrayan que nada impide a los parlamentarios hacer públicos esos datos si así lo desean, tal y como ya hacían individualmente algunos diputados la pasada legislatura y desde primavera los cinco de la formación magenta.

Si finalmente no se publican las nóminas, al menos esa tabla informativa de conceptos retributivos podría ser objeto de revisión para ofrecer un mayor detalle con el fin de favorecer la transparencia.