Los ganaderos se reunen en El Barco de Ávila para abordar el problema del sacrificio de animales

Archivo.

La Alianza UPA-COAG de Ávila denuncia los enormes daños económicos que han sufrido los ganaderos de la Aliseda de Tormes afectados por un vacío sanitario, y las consecuencias que puede tener el descontrol de especies como jabalís, corzos o ciervos en las explotaciones ganaderas de nuestra provincia.

La Alianza UPA-COAG de Ávila ha informado que el próximo martes 30 de agosto a las 21:00 horas se va a celebrar en la localidad de El Barco de Ávila una importante asamblea informativa con los ganaderos de la comarca. El motivo es la incertidumbre y temor que ha levantado el vaciado sanitario que ha obligado a los productores de La Aliseda de Tormes a sacrificar todas sus vacas.

 

Nuestra organización va a trasladar a los ganaderos que asistan al acto las peticiones expresas realizadas para que la Junta de Castilla y León controle de una vez por todas la fauna silvestre.

 

Existen muchas probabilidades de que los problemas de tuberculosis detectados en varias explotaciones ganaderas abulenses procedan de jabalís, corzos y ciervos, y que estos sean los portadores de la enfermedad al compartir pastos con el vacuno de la zona de Gredos-Barco-Piedrahíta.

 

Las zonas de alta montaña y por lo tanto de la ganadería extensiva que pasta con aprovechamiento a diente en nuestra provincia sigue sufriendo la mayor incidencia de enfermedades como tuberculosis y brucelosis, debido a que los animales comparten pastos con todo tipo de fauna silvestre que sigue sin estar controlada por el Gobierno regional.

 

La Alianza UPA-COAG considera un hecho que las Campañas de Saneamiento Ganadero están evolucionando favorablemente, y por lo tanto con bajos niveles de positividad en la ganadería intensiva, mientras que el ganado extensivo en determinados municipios abulenses tiene una mayor incidencia de tuberculosis de lo que es normal.

 

Siguen insistiendo a la Junta de Castilla y León sobre la urgencia de que adopte medidas firmes de control con la fauna, que cada vez en mayor número se está asentando en la provincia de Ávila, y que está arruinando las economías de decenas de explotaciones ganaderas.

 

 

Noticias relacionadas