"Los empleados públicos de la Junta vuelven a ser criminalizados por sus propios jefes"

Hace unos días hemos tenido ocasión de leer en todos los medios de comunicación como por parte de la vice consejera de función pública, Dña. Rocío Lucas, se hacía alarde de que en nuestra provincia había descendido un 21% el índice de bajas laborales por contingencias comunes y un 23% en contingencias profesionales

Gracias según ella a las medidas puestas en funcionamiento por el Gobierno Central y la Junta de Castilla y León para luchar contra el absentismo.

 

Para empezar recordemos que absentismo es un término mucho más amplio que baja por enfermedad común o profesional y esta señora lo mezcla todo para arrimar el ascua a su sardina y continuar la política del PP de criminalizar a los Empleados Públicos usándolo como cortina de humo para tapar sus vergüenzas y su incapacidad para crear empleo digno en nuestra región.

 

El dato dado por la Vice consejera en sí sin explicar da la imagen de que el Empleado Público ha estado cogiendo bajas por enfermedad porque le ha dado la gana y ahora que le descuentan dinero de su nómina ha dejado automáticamente de cogerlas.

 

Claro está que de haber sido así no se habría reducido el porcentaje de bajas por contingencias profesionales al 23% ya que en este caso curiosamente al Empleado Público no se le quita dinero de su nómina. Sin embargo este dato también se ha reducido.

 

La explicación la podemos encontrar fácilmente en el dato que ha obviado comentar la Vice consejera y que no es otro que la destrucción de empleo que está llevando a cabo la Junta de Castilla y León. Si una empresa tiene diez trabajadores en plantilla y anualmente sus trabajadores cogen 20 días de baja, seguramente si la plantilla se reduce a cinco el número de días de baja se reducirá proporcionalmente. Tenemos que recordar por tanto que la Junta ha reducido todo tipo de contratos, ha amortizado puestos de trabajo, desmantelado empresas públicas etc etc etc... Es decir, es muy posible que la plantilla de trabajadores que dependían de la Junta se haya reducido considerablemente, reduciendo sin duda la posibilidad de que un número de trabajadores se den de baja.

 

Pero no debemos dejar de lado la forma retorcida en la que desde la Junta se suelen tomar los datos de absentismo. Se dice en la comunicación de la Vice consejera que en Ávila se han perdido15.342 días de trabajo en el año 2012 con una caída del 21.9%. Lo que no os dice esta señora es que dentro de los índices de absentismo están recogidos los permisos que cogen los trabajadores por enfermedad de familiares, acudir a funerales, días de libre disposición etc etc etc. que también se han visto drásticamente recortados por el gobierno del PP. Por tanto sería imposible, si no un milagro, que el absentismo hubiera aumentado en 2012. De ahí a tirar cohetes diciendo que han conseguido reducir el absentismo con una medida tan absurda en el siglo XXI como castigar a los trabajadores cuando se ponen enfermos, resulta tan ridículo para los ciudadanos que no utilizan a diario un coche oficial para desplazarse gratuitamente hasta su trabajo como alegrarse de que el paro haya bajado en 31 personas en el mes de Agosto.

 

Los continuos ataques que viene realizando el Partido Popular a los Empleados Públicos no tienen nada que ver con que el servicio al ciudadano sea más efectivo o de calidad. ¿Qué sentido tiene obligar a un Empleado Público o a cualquier otro trabajador a ir a trabajar con 40 de fiebre bajo el chantaje de quitarle la mitad de su nómina por cuatro días de baja? ¿Atenderá al público adecuadamente? Seguramente no. ¿Tendrá más riesgo de sufrir un accidente laboral o de poner en riesgo a algún compañero? Seguramente sí.

 

Las declaraciones públicas de los responsables de la Junta queriendo justificar los continuos ataques a los derechos de los empleados públicos tienen mucho más de intentar desprestigiar lo público en lo que no han creído nunca, para poder proceder a las privatizaciones que tanto les gustan, que de ajustar presupuestos y mejoras para los ciudadanos. Como ejemplo cercano podemos poner los reiterados ataques a los empleados públicos de la Comunidad de Madrid, que todos los ciudadanos recordarán realizados por la Sra. Esperanza Aguirre previos a la privatización de la sanidad Madrileña. Esperemos que en breve en nuestra provincia no tengamos que sufrir privatizaciones de este tipo.

 

Para terminar, la pediríamos a la Vice consejera que haga también públicos los datos de absentismo de los Consejeros, Vice concejeros, Secretarios Generales, cargos de libre designación y demás “empleados públicos nombrados digitalmente” que no tienen que fichar cada mañana, ni pedirle la baja al médico cuando se encuentran mal porque simplemente no acuden a su puesto el día que no les viene en gana sin dar más explicaciones y que deje de criminalizar a los empleados públicos que no han hecho nada para merecerse unos responsables de tan bajo perfil.