Los egipcios siguen en la calle sin respetar el toque de queda

Caos en el país. En el barrio de Zamalek, cerca del puente que comunica con una céntrica plaza, epicentro de las manifestaciones de esta semana, cientos de jóvenes se manifestaron todo el día
EFE
Las calles de El Cairo no se quedaron desiertas a pesar del toque de queda decretado por el presidente egipcio, Hosni Mubarak, tanto en la capital como en otras ciudades del país. Hora y media después del toque de queda eran numerosos los egipcios que se encontraban en las calles de la capital, por donde también circulaban algunos vehículos.

También seguía funcionando el metro, que circulaba repleto de gente que intentaba volver a su casa, después de que fuera imposible cruzar cualquiera de los puentes que comunican el centro de El Cairo con otros barrios de la orilla contraria del Nilo, como Dokki y Mohandisin.

En el barrio de Zamalek, cerca del puente que comunica con la céntrica plaza Tahrir, epicentro de las manifestaciones de los últimos días, cientos de jóvenes se congregaban dispuestos a continuar con las protestas. De esta plaza, la Policía se retiró poco después del toque de queda y grupos de manifestantes estaban ocupando el lugar pidiendo el final del régimen de Mubarak, dijeron fuentes de los servicios de seguridad. El toque de queda fue decretado poco antes de las 17.30 hora local, al comenzar la noche en Egipto, después de una jornada de intensos enfrentamientos entre agentes policiales y manifestantes en las calles de El Cairo y otras ciudades.

Incendio en un museo
Al menos cinco personas murieron ayer y más de 870 resultaron heridas en las manifestaciones que tuvieron lugar cerca del Museo Egipcio en El Cairo, que está amenazado por un incendio, según la cadena de televisión Al Yazira. Los disturbios se produjeron en la plaza Abdel Menem Ryad, en la que horas antes fallecieron otros tres manifestantes, con lo que el número de muertos asciende, al menos a cuatro. Dicha plaza se encuentra próxima al Museo Egipcio y a la sede del Partido Nacional Democrático (PND), en el poder. El incendio que amenaza ahora el museo se inició en la cercana sede del Partido Nacional Democrático (PND), del presidente Hosni Mubarak, en el poder desde 1981.