Los edificios religiosos no deberían ser la prioridad

Izquierda Unida critica el uso exclusivo que el PP hace del convenio con ACS para la mejora de la accesibilidad en edificios religiosos

El documento firmado con la fundación marca la colaboración para la eliminación de barreras arquitectónicas en el patrimonio histórico-artístico. “Actualmente hay edificios de uso más prioritario que las iglesias, como la Audiencia, Hacienda o el propio Ayuntamiento, entran dentro de los criterios y no son tenidos en cuenta”.

 

El grupo municipal de Izquierda Unida considera necesario un cambio de actitud en la adjudicación de las obras de mejora de accesibilidad que en la actualidad se están desarrollando bajo el convenio que el Ayuntamiento de Ávila y la Fundación ACS tienen firmado. Un convenio bajo el cual el Equipo de Gobierno del Partido Popular ha aprobado la actuación en la iglesia de San Juan por valor de 30.000 euros, de los que 16.000 será sufragados por la constructora.

 

A través de una propuesta registrada en sede municipal, la formación de izquierdas insta a que “el convenio, o posteriores que puedan surgir, se abra a otro tipo de edificios que no sean exclusivamente religiosos, como en estos momentos está ocurriendo” señala Montserrat Barcenilla, portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Ávila, tras la última de las convocatorias realizadas.

 

Una demanda y una propuesta que Izquierda Unida realiza a tenor de la respuesta y la postura mantenida en sede municipal por el Partido Popular cuando se ha abordado esta cuestión en Junta de Gobierno. “Bien por desconocimiento o bien por intereses, lo cierto es que desde el Partido Popular se ha defendido que el convenio firmado con ACS implica tener en consideración el valor turístico de los edificios”.

 

Un punto “inexistente en el convenio, que sólo marca como prioritario la mejora de la accesibilidad en el patrimonio histórico – artístico”. Un valor al que alude el partido de derechas “deja en entredicho el uso de este convenio para mejorar la accesibilidad de la iglesia del ICM”, un edificio “que no forma parte de ninguna ruta turística”.

 

Para la formación de izquierdas llama poderosamente la atención que hasta la fecha “únicamente se haya empleado esta subvención en la reforma de edificios religiosos” como el ICM, La Santa, las Gordillas y ahora San Juan.

 

“Existen una larga lista de inmuebles patrimoniales a los que los ciudadanos necesitan acceder a diario y en los que sería bien recibida una mejora en la accesibilidad, como ocurre en la Audiencia (Palacio Núñez Vela), el edificio de Hacienda, la delegación de la Junta de Castilla y León (Monasterio de Santa Ana) o el propio Ayuntamiento de Ávila, “en el que una persona en silla de ruedas no puede acceder a la oficina de empadronamiento”.