Los donostiarras confían en una noche histórica con remontada

El Barça, con el 2-0 de la ida en mente, a por su 36ª final.

 

FICHA TÉCNICA


REAL SOCIEDAD: Zubikarai; Carlos Martínez, Mikel González, Ansotegi, José Ángel; Pardo, Markel; Xabi Prieto, Chory Castro, Griezmann; y Vela.

FC BARCELONA: Pinto; Alves, Bartra, Piqué, Alba; Busquets, Xavi, Fàbregas; Alexis, Messi y Pedro.

ÁRBITRO: Teixeira Vitienes (Col. Cántabro).

ESTADIO: Anoeta.

HORA: 22.00 horas/Antena 3.

La Real Sociedad recibe este miércoles en Anoeta al FC Barcelona --22.00 horas/Antena 3-- en la vuelta de semifinales de Copa del Rey con la ilusión de remontar el 2-0 de la ida favorable a los blaugranas, que por su parte intentarán sellar el pase a la que sería su 36ª final copera y seguir por la buena línea mostrada en Sevilla.

Parece una misión difícil la que se le presenta al conjunto donostiarra, que deberá dejar su puerta a cero ante un Barça que cuenta con un reinspirado Leo Messi en su faceta goleadora, y en clara mejora global en este sentido, si quiere tener opciones reales de darle la vuelta a la eliminatoria.

Todo lo que sea encajar comportará un peso añadido que arrastrar en las mochilas de los de Jagoba Arrasate en su camino a la final, que sería histórica, y ello pretenden los 'txuri urdines'; hacer de Anoeta una caldera que les lleve a poder disputar y disfrutar una final.

La receta parecen tenerla clara, y pasa por estar finos de cara a portería, lejos de lo sucedido en el Camp Nou, y muy sólidos atrás. Además, saldrán a jugar con cabeza pero también con corazón, marcándose plazos y objetivos cortos como expresó Ion Ansotegi esta semana para evitar que la presión o los nervios se apoderen de ellos.

Como local, la Real Sociedad ha sumado en 18 partidos de esta temporada siete victorias en la Liga, una en la Liga de Campeones y dos en más en Copa, pero de estos diez triunfos sólo cinco hubieran clasificado a los de Arrasate para la final.

Eso sí, cuentan a su favor con la rabia acumulada del partido de ida, sobre todo de la doble jugada en que, por un lado, Javier Mascherano pudo cometer penalti sobre Vela, que no batió a Pinto en el mano a mano por agarrón del argentino, y por otro lado el gol de Busquets (1-0) y consiguiente expulsión de Iñigo Martínez por protestar la acción anterior.

Ahora, sin el central pero con su habitual pareja Mikel González recuperado, y posiblemente dentro de la convocatoria y como titular, los donostiarras esperan hacer positiva esta rabia y transformarla en acierto, en magia, para poder festejar ante los suyos una final.

Por contra, el FC Barcelona acude a la cita con la intención de hacer bueno el resultado y de saber contener a una Real que presumiblemente saldrá a por todas y con presión alta. Martino, a tenor de lo realizado hasta el momento, se llevará a jugadores de la primera plantilla y no hará grandes rotaciones más allá de las que son habituales en él.

Así, Pinto volverá a estar en la portería --fue clave en la ida en dos mano a mano-- y el resto del once saltará a Anoeta precavido, atento a las contras y a intentar marcar un gol que les pondría con pie y medio en la pugna por el título. Pese a que entrene con el grupo, todo apunta a que Neymar seguirá siendo baja, igual que un Puyol que se perdió el clave triunfo en Sevilla.

Los blaugranas, que habían perdido el liderato con el 'pinchazo' en casa ante el Valencia CF (2-3), lo recuperaron 'ipso facto' esta jornada con el tropiezo del Atlético de Madrid y la victoria en el Sánchez Pizjuán (1-4), bajo la lluvia y con un Messi depredador de nuevo y que podría superar, si marca dos goles en Anoeta, a Zarra como máximo goleador de club en el global de competiciones españolas.