Los cultivos de secano en grave peligro

En la reunión con el ministerio han pedido “un esfuerzo redoblado” para potenciar el seguro agrario y otras medidas excepcionales

Situación preocupante para el cereal de secano de Ávila y de la región, y especialmente crítica para la cebada, incertidumbre para los cultivos de regadío, y problemas muy graves para la ganadería, sobre todo para la de extensivo.

Esas son hoy por hoy, y a la espera de que lleguen las lluvias que se llevan resistiendo desde el otoĂąo, las consecuencias de los meses sin apenas agua que soporta el campo abulense y de la Comunidad AutĂłnoma, segĂşn subraya un estudio elaborado por los servicios tĂŠcnicos de ASAJA en Castilla y LeĂłn con datos recogidos en las nueve provincias de la regiĂłn.

Ademås, la situación se agrava en puntos como Horcajo de las Torres, Madrigal de las Altas Torres y Moraleja de Matacabras donde hay presencia de topillo en alguna parcela de cereal y colza focalizadas. Por otro lado, los estragos en la zona cerealística (comarcas de Ávila y ArÊvalo-Madrigal) se agudizan por los daùos que ocasionan los conejos.

En cuanto a los cultivos de regadío de la provincia, en la zona de riegos por sondeo las siembras se están acometiendo sin dificultad (remolacha y cebolla), no así en el nuevo regadío de las Cogotas donde el pantano se encuentra alrededor del 45% de su capacidad, por lo que los órganos de gobierno de la Comunidad de Regantes ‘Río Adaja’ han trasladado a los agricultores que dispondrán de un 25% del agua que tendrían en un año normal. Un hecho que está modificando los planes de cultivo de los que más necesidades hídricas tienen (remolacha, patata, cebolla, maíz...) por otros como el girasol, con menos demanda.

Dado que no existen garantĂ­as de que las lluvias de primavera ayuden a parar el dĂŠficit hĂ­drico del invierno, los agricultores se preguntan si contarĂĄn con la suficiente agua para garantizar la viabilidad de sus cultivos, y estĂĄn esperando hasta el Ăşltimo momento para determinar sus siembras de primavera, como la remolacha, patata o girasol.

Si en estas semanas de marzo y abril no llueve, los estragos en la agricultura serán inevitables y muy graves. Por lo tanto, nos encontramos en una época crucial para nuestra comunidad autónoma, en la que “prácticamente se juega a cara o cruz el futuro de buena parte de la cosecha y de los rendimientos ganaderos”, afirma ASAJA.

GanaderĂ­a

En cuanto a la ganadería, vacas de vientre, caprino y en menor medida ovino son las cabaùas afectadas por la ausencia de pastos, que estå provocando ya su alimentación con paja, heno o piensos. Una situación agravada por los daùos que provocan los lobos  y la fauna salvaje (corzo, ciervo, jabalí,...) como transmisores de enfermedades a la cabaùa ganadera.

La falta de agua ha afectado brutalmente a cerca de dos millones de hectĂĄreas de Castilla y LeĂłn (1.250.000 dedicadas netamente a pastos y 750.000 ha. forrajeras). La ausencia de precipitaciones y los fuertes frĂ­os especialmente de febrero han abrasado la escasa vegetaciĂłn existente y obliga a alimentar al ganado con piensos y suplementos mĂĄs caros. Este incremento de costes perjudica a toda la ganaderĂ­a, pero aĂşn mĂĄs a la de extensivo, sea de vacuno, caprino, caballar u ovino.

ReuniĂłn hoy en el Ministerio

Esta maĂąana se celebraba un encuentro en Madrid entre la secretaria general del Ministerio, Isabel GarcĂ­a-Tejerina, y los responsables de ASAJA, Donaciano Dujo entre ellos.

Que han pedido al ministerio que “controle a tiempo real” todos los datos disponibles sobre la situación de sequía para tomar las decisiones oportunas con la máxima rapidez y eficacia. Para ASAJA, “la sequía es un problema de enorme magnitud agraria, económica y social, que debe ser considerado una cuestión de Estado”.

Donaciano Dujo ha pedido que el departamento de Miguel Arias Cañete “eche el resto en apoyo del sistema de seguros agrarios, porque tal como están las cosas va a ser el único balón de oxígeno para muchos agricultores”.

Además, ha reclamado a la secretaria general que el Ministerio “mueva todos los apoyos europeos posibles a nuestro sector agrícola y ganadero” y sugerido que las administraciones busquen mecanismos para adelantar en lo posible el cobro de la PAC al sector, muy necesitado de financiación.

Otros puntos solicitados por la OPA han sido la puesta en marcha de prĂŠstamos a los ganaderos, a travĂŠs de crĂŠditos preferenciales para la compra de piensos, paja etc. TambiĂŠn ha solicitado la exenciĂłn de cuotas de la ConfederaciĂłn HidrogrĂĄfica del Duero por las amortizaciones de riegos, tasas, etc. en la superficie que esta campaĂąa no pueda ejercer su derecho al uso del riego.

Por último, ASAJA ha vuelto a incidir ante el Ministerio en su principal reclamación: unos precios dignos para los productos agrarios y ganaderos. “Una reclamación que, en momentos como éste, de sequía, se carga aún de más razón, porque el productor no puede estar temiendo que a los recortes implacables del cielo haya que sumar los recortes que le apliquen los precios injustos de intermediarios y distribución”, denuncia la OPA.