Los costaleros de la Estrella alzan sus pasos al cielo entre saetas y aplausos

Paso de Nuestra Señora de la Estrella, en la salida de la iglesia de Las Gordillas. / Foto: Antonio S. Sánchez
Ver album

Después de dos años en los que la lluvia ha querido deslucirla, la Procesión de la Estrella, una de las más bellas que ofrece la Semana Santa abulense por sus pasos y por la pericia, fuerza y devoción de sus costaleros, ha salido por todo lo alto desde la iglesia de Santa María de Jesús, más conocida como Las Gordillas a las 16,15 horas para hacer un largo recorrido de tres horas por las calles de Ávila.

Muy puntual salía por la puerta lateral de Las Gordillas el paso de Nuestro Padre Jesús Redentor ante Caifás, ante la atenta mirada desde uno de los laterales de la Banda del Santísimo Cristo Amarrado a la Columna 'El Amarrado' y ante un público que abarrotaba los alrededores del templo. Despacio, con los costaleros arrodillados, han pasado la puerta para luego levantar "al cielo" el paso tras escuchar una saeta del Cascabel de Ávila, y empezar su camino seguidos de la banda abulense.

 

Tras ellos, comenzaron a salir los primeros capuchones de la Hermandad de los Nazarenos Jesús Redentor ante Caifás y Nuestra Señora de la Estrella, vestidos con su tradicional túnica y capucho blanco y cinturón de esparto ancho, además de algunas representantes de las Damas de la Soledad.

 

Después era el turno para el segundo de los pasos de esta bella procesión, el de Nuestra Señora de la Estrella, que en su caso ha estado acompañado de la música de la Banda de Música 'Ciudad del Tormes' de Salamanca, que también salió con la característica delicadeza de sus costaleros, y que esperaron pacientes a la colocación de la corona y del palio, para emprender la marcha, no sin antes volver a escuchar otra saeta del cascabel y de un devoto que alzó su voz entre el público.

 

Tras la salida de los pasos comenzaría una procesión que los ha llevado por la C/ Cristo de la Luz, C/ San Joaquín, C/ San Juan de la Cruz, C/ Las Madres, donde han parado a saludar a las monjas de clausura del convento de San José; la C/ Padre Silverio, C/ Duque de Alba, C/ Don Ferreol Hernández, Plaza de Italia, C/ Los Leales, C/ San Segundo, Plaza de Santa Teresa, Plaza del Ejército, C/ San Juan de la Cruz, C/ San Joaquín, y la C/ Cristo de la Cruz, hasta regresar de nuevo a la Iglesia de Santa María de Jesús en torno a las 20,00 horas.