Los Coronas: "Nos hemos reencontrado con las raíces musicales de nuestros abuelos"

Los Coronas
Publican este martes 'Adiós Sancho', una fusión de la raíz mediterránea, el rock californiano y el sonido fronterizo mexicano


MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

Los Coronas llevan más de 20 años desarrollando una fórmula de rock instrumental que nació con la inspiración anclada en la música californiana de los años 60 y ha derivado en una fusión de la raíz mediterránea, el surf rock y el sonido fronterizo mexicano. Ahora, hacen un alto en el camino para presentar su nuevo trabajo discográfico, 'Adiós Sancho', que se publica este martes.

Este disco ha sido grabado en directo en un estudio de Tucson (Arizona, Estados Unidos), donde "se respeta la manera antigua de hacer las cosas, ya que todo es analógico y mucho más orgánico", ha señalado este lunes en declaraciones a Europa Press Javier Vacas, bajista de la banda.

'El baile del final', su anterior disco, también fue mezclado por el mismo productor, Craig Schumacher, responsable de trabajos de artistas como Calexico, Depedro, The Sadies, Devotschka, Giant Sand o Neko Case, entre otros.

Para ello, Los Coronas han viajado a Arizona por primera vez para meterse en un estudio, aunque su sonido siempre se haya caracterizado por haber nacido en el desierto, en algún lugar entre México y Estados Unidos.

Según destaca el guitarrista Fernando Pardo, grabar en directo "sale más natural" y saca a la luz lo mejor de la banda: "El dominio de las canciones en directo". Además, han evitado trabajar con programas informáticos donde se consigue "perfección", ya que la inmediatez y el calor del directo fluye más en sus canciones.

RESCATAR EL SONIDO AUTÓCTONO

Según cuenta Pardo, en este disco han rescatado del olvido estilos propios, autóctonos, para llegar a "un punto entre el flamenco y la copla, el pasodoble, la música más bastarda, de la gente y de fiesta de pueblo, mezclado con la música que han realizado durante años". "Nos hemos reencontrado con nuestras raíces, pero no las de nuestros padres, sino las de nuestros abuelos", afirma.

Arrancaron su carrera musical de una manera "muy ortodoxa" y encontraron un camino que para ellos es "pura paradoja", en palabras de Pardo. "Comenzamos siendo fans de Los Ramones, The Clash, The Jam, así que el hecho de que con el tiempo sonemos más a pasodoble que a Dead Kennedys es una sorpresa para nosotros, pero también una evolución", sostiene.

Para David Krahe, también guitarrista del grupo, el sonido que ahora facturan es una "evolución natural" en la que no ha tenido tanto qué ver el experimento junto a Arizona Baby: Corizonas. El concepto de mezclar sonidos de culturas distintas es algo que comparten ambos grupos. Sin embargo, Los Coronas "se centra en más en las raíces autóctonas", explica.

Otro punto de inflexión en su carrera fue el momento en el que incluyeron la trompeta. A partir de entonces, pasaron de un sonido surf deudor de la escena de los 70 y el rock & roll clásico a lo latino, a México y las bandas sonoras. A pesar de esto, afirman que no han descubierto "la pólvora" y recuerdan que grupos como Los Pekenikes ya realizaban instrumentales con trompeta.

En definitiva, admite Pardo, uno de los intentos que hacen Los Coronas es "dar credibilidad a la raíz mediterránea, al sonido a fiesta antigua y a música de película de Berlanga. Así, lejos de repetir todas las modas del momento, Los Coronas han emprendido un camino en el que han "escarbado" para llegar al sonido que mantienen intacto.

Según lamentan los miembros de la banda, la escena musical española está olvidando su esencia. "Aquí no hay amor por la cultura", señala Pardo. Por ello, temen que en diez años desaparezca todo y llegue un momento en que las cosas se gestionen desde algún país extranjero y que sean otros países los que rescaten la herencia española.