Los ciudadanos abulenses, los que más pintan con el Prado

El Prado en Ávila es un movimiento ciudadano formado por empresarios, amantes de la cultura, estudiantes o empresas que quieran sumarse con el único objetivo de que tanto el Ministerio de Cultura y al Museo del Prado que el proyecto de “El Prado disperso” se termine cuanto antes y se ponga en marcha

Desde hoy los ciudadanos de Ávila pueden tener la última palabra en cuanto a la apertura de la sede del Museo del Prado, gente anónima y conocida de la ciudad que llevan 14 años esperando a que se ha realidad en proyecto que puede ser muy importante para la ciudad.

 

Y es que no quieren que pase como con otros proyectos, que al final cayeron en saco roto, y no se pusieron en marcha. Pedro Tomé, Rodrigo Acebes y José Antonio García han puesto hoy la cara en las fotos, pero como señalaba Tomé “contamos con las 60.000 personas de la ciudad” que es a las que le tiene que interesar el proyecto.

 

El manifiesto está dividido en dos partes, la primera únicamente solicita que se terminen las obras, se pongan en marcha en la ciudad los talleres de restauración que estaban previstos y se abran las salas de exposiciones al público “algo simple y sencillo”.

 

En la segunda parte del mismo se explican todos los antecedentes del Prado desde el año 1999 hasta la actualidad, las inversiones realizadas que ascienden a los cinco millones de euros de los 11 previstos inicialmente “y que de no terminarse sería un ejemplo de derroche”, y por último habla de la propia infraestructura.

 

Y es que este proyecto no sólo es importante para las personas, las empresas y las instituciones de la ciudad sino que también será beneficioso para el propio Museo del Prado “porque les dejará más espacio libre en la sede de Madrid que les ayudará a realizar más exposiciones; al tener un nuevo espacio expositivo tendrá más visitas”, poniendo la marca Museo del Prado en un lugar privilegiado tanto a nivel nacional como internacional.

 

Ahora, como señalaba Rodrigo Acebes tenemos tres focos de trabajo “conseguir el mayor número de firmas posibles y mayor información para saber en qué puntos se encuentra atascado el proyecto”.

 

Para ello se reunirán con todas las instituciones que sea necesario y se ha puesto en marcha un perfil en Facebook y otro en Twitter para empezar a conseguir apoyos, además de poner en marcha un blog para ir contando, además de la utilización del método tradicional con la recogida de firmas en la calle.

 

Si las peticiones de los ciudadanos no tuvieran respuesta estarían dispuestos a pedir responsabilidades a las instituciones que se comprometieron a poner en marcha el proyecto. “Nosotros sólo queremos facilitar las cosas, pero si se duermen entonces les exigiremos”·

 

Todo tiene que hacerse entre septiembre y octubre porque es cuando se presentan los presupuestos del Estado y hay que incluir una partida en los presupuestos para concluir el mismo.

 

Pueden firmar el manifiesto personas físicas y jurídicas, todo tipo de plataformas y asociaciones, etc.