Los cirujanos plásticos recomiendan informar al paciente de sus 'expectativas reales'

Foto: EP

A juicio de la sociedad médica, "transmitir de forma entendible, realista y sincera qué resultados puede esperar un paciente tras someterse a una operación de cirugía estética es una cuestión fundamental para una buena praxis en el ejercicio de esta especialidad".

La Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE) ha recomendado la conveniencia de generalizar el término "expectativas reales" como el criterio básico para que los cirujanos plásticos y sus pacientes valoren conjuntamente los resultados potenciales de cada intervención, por encima de intereses económicos o deseos estéticos personales.

 

"Los pacientes deben ser conscientes de que, dependiendo de su condición física, no todo el mundo puede esperar los mismos resultados de las mismas intervenciones. Varían, en efecto, en función de la anatomía de cada persona, de su capacidad de cicatrización, que es diferente según la edad, y de otros factores como el tabaquismo o la exposición al sol, que influyen en la calidad de la piel y los demás tejidos", ha afirmado el doctor César Casado, secretario general de la SECPRE.

 

La SECPRE propone como definición de "expectativas reales" en cirugía estética aquellas que tienen en cuenta la edad, los hábitos de vida y las condiciones físicas individuales de cada paciente; en concreto, las características anatómicas y la capacidad de cicatrización de la zona o zonas a intervenir y su deseable proporción respecto a las zonas adyacentes.

 

"Desde un punto de vista estético, también hay que tener en cuenta las características anatómicas de las zonas adyacentes a la que se va a intervenir. Por ejemplo, en el caso de una paciente que precise de una operación de reducción mamaria, debe valorarse hasta qué punto ésta puede propiciar que se le destaque más el abdomen, ya que se trataría de buscar siempre los volúmenes adecuados y la mejor proporción posible entre ellos", añade Casado.

 

A juicio de la sociedad médica, "transmitir de forma entendible, realista y sincera qué resultados puede esperar un paciente tras someterse a una operación de cirugía estética es una cuestión fundamental para una buena praxis en el ejercicio de esta especialidad".

 

DECÁLOGO CON LAS 10 CIRUGÍAS MÁS PRACTICADAS

 

Expertos de la Junta Directiva de la SECPRE han elaborado un decálogo al respecto con las 10 más demandadas en España. La primera es el aumento de mamas, que es la cirugía estética más demandada a día de hoy en España. En este caso, el doctor Jesús Benito, vicepresidente de Cirugía Estética de la SECPRE, recomienda el uso de técnicas 3D, "que permiten simular el resultado con diferentes tipos de implantes y volúmenes".

 

En la liposucción, recuerdan que se debe advertir al paciente sobre la posibilidad de tener que recurrir a una segunda intervención o a ciertos retoques tras una primera liposucción; en la blefaroplastia (cirugía de los párpados), aconsejan un estudio detallado de la piel del área que se va a intervenir y la posible existencia del síndrome de ojo seco en el paciente; en la rinoplastia los pacientes, a menudo, desean prototipos de nariz que no guardan armonía con el resto de sus estructuras faciales o que resultan antinaturales por su anatomía general.

 

Por otro lado, antes de someterse a una abdominoplastia, es conveniente saber que no sólo se realizará un estiramiento del abdomen sino que también será necesaria una disminución de los flancos para dar una unidad estética y lograr una figura armónica y una estructura mucho más conjuntada; mientras en la reducción de mamas debe tomarse en consideración el cuerpo de la paciente y ver si existen factores de riesgo que provoquen alteración en los vasos sanguíneos pequeños.

 

Cuando se solicita una mastopexia (elevación de mamas) los cirujanos necesitan valorar la elasticidad y la textura de la piel del pecho y advertir a la paciente de que los tejidos pueden haberse deteriorado si ha sido madre y ha dado el pecho; en la otoplastia (corrección de las orejas de soplillo) es muy importante insistir al paciente en que respete el tiempo de reposo.

 

En el lifting facial se recomienda un análisis riguroso de los tres tercios faciales del rostro del paciente y sus proporciones. "Y, en cualquier caso, averiguar si sus expectativas son objetivas, es decir, quiere corregir o mejorar un aspecto concreto de su cara, o subjetivas, cuando quiere hacerse un lifting para, por ejemplo, gustar más a su pareja", comenta el vicepresidente de Cirugía Reparadora de la SECPRE, el doctor Carlos Laredo.

 

Finalmente, en el aumento de glúteos recomiendan evitar glúteos excesivos o poco naturales, por influencia de personalidades famosas y otros iconos sociales. En estos casos, recuedan, no se les debería recomendar la intervención, pues los cirujanos tendrían que recurrir a técnicas poco ortodoxas y se excederían los volúmenes razonables.