Los cefalópodos, en aumento a medida que cambian los océanos

Cefalópodo, pulpo

A diferencia de las poblaciones en declive de muchas especies de peces, el número de los cefalópodos (pulpos, sepias y calamares) se ha incrementado en los océanos del mundo durante los últimos 60 años, según concluye un estudio de la Universidad de Adelaida.

El equipo internacional del trabajo, dirigido por científicos del Instituto de Medio Ambiente de la Universidad, compiló una base de datos globales de las tasas de captura de cefalópodos para investigar las tendencias a largo plazo en su abundancia, cuyos detalles se explican en la revista 'Current Biology'.

"Nuestro análisis mostró que la abundancia de cefalópodos ha aumentado desde la década de 1950, un resultado que fue notablemente consistente a través de tres grupos distintos", dice el autor principal, la doctora Zoë Doubleday, investigadora en el Instituto de Medio Ambiente y la Facultad de Ciencias Biológicas.

"A menudo, se llama a los cefalópodos 'malas hierbas del mar', ya que tienen un conjunto único de rasgos biológicos, incluyendo rápido crecimiento, una vida corta y un desarrollo flexible. Todo ello les permite adaptarse a las cambiantes condiciones ambientales (como la temperatura) más rápidamente que otras muchas especies marinas, lo que sugiere que pueden estar beneficiándose de un entorno cambiante del océano", explica..

La doctora Doubleday dice que la investigación se deriva de un análisis de la disminución en número de la icónica jibia gigante australiana. "Ha habido mucha preocupación por la disminución del número de la jibia gigante australiana en el caldo de cultivo de renombre mundial Golfo de Spencer, en Australia del Sur", dice el doctor Doubleday.

"Para determinar si se producían patrones similares en otra parte, hemos recopilado esta base de datos a escala mundial. Sorprendentemente, los análisis revelaron que los cefalópodos, en su conjunto, están, de hecho, en aumento. Y desde este estudio, los números de jibia de esta población icónica cerca de Whyalla están, por suerte, volviendo a rebrotar", resalta.

EL HOMBRE, CULPABLE DE CAMBIOS EN EL OCÉANO

El líder del proyecto, el profesor Bronwyn Gillanders, dice que los cambios a gran escala en el medio marino, provocados por las actividades humanas, pueden estar impulsando el aumento global de los cefalópodos. "Los cefalópodos son un grupo ecológica y comercialmente importante de invertebrados que son muy sensibles a los cambios en el medio ambiente", dice el profesor Gillanders.

"Estamos investigando cuál puede ser la causa de su proliferación: el calentamiento global y la sobrepesca de especies de peces son dos teorías. Es una pregunta difícil, pero importante responder, ya que nos puede contar una historia aún más grande sobre cómo las actividades humanas están cambiando el océano", añade.

Los cefalópodos se encuentran en todos los hábitats marinos y, además de depredadores voraces, son también una fuente importante de alimento para muchas especies marinas, así como los seres humanos. "Como tal, el aumento en la abundancia tiene implicaciones significativas y complejas, tanto para la cadena alimentaria marina como para nosotros", concluye Doubleday.