Los cambios de la legislación hipotecaria que propone el PSOE, principal escollo en la negociación para desahucios

El PSOE quiere arrancar al Ejecutivo el compromiso de cambiar aspectos clave de la Ley
El PSOE quiere arrancar al Ejecutivo el compromiso de cambiar aspectos clave de la Ley

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

Los cambios de la legislación hipotecaria, que el PSOE ha propuesto en la mesa de negociación con el Gobierno para frenar los desahucios, están siendo el principal escollo para llegar a un acuerdo sobre este asunto, según informaron a Europa Press fuentes socialistas.

Las mismas fuentes han explicado que hasta ahora, el Ejecutivo ha planteado llegar a un acuerdo para frenar los desahucios, pero sobre la base del Código de Buenas Prácticas que fue aprobado por el Gobierno de Mariano Rajoy el pasado mes de marzo.

Sin embargo, estas mismas fuentes precisan que el Gobierno no se ha comprometido, al menos de momento, a realizar cambios profundos en la legislación hipotecaria y, sobre todo, de la Ley Hipotecaria. Aunque esta modificación implicaría también los de otras leyes como: la de Enjuiciamiento Civil, la de regulación del mercado hipotecario, la de disciplina e intervención de las entidades de crédito y la de subrogación y modificación de préstamos hipotecarios.

Las fuentes consultadas explican que hay, como mínimo, tres aspectos "clave" que es necesario modificar para evitar problemas futuros y que también podrían contribuir a evitar situaciones presentes. Entre ellos, destacan la necesidad de reducir los intereses de demora que ahora, advierten, llegan a la "usura" al ser del 20 por ciento. El planteamiento del PSOE es que estos se acerquen más a los intereses reales ordinarios.

También creen necesario modificar el porcentaje de deuda por el que un banco se puede adjudicar una vivienda de la que su propietario ha dejado de pagar las cuotas. El objetivo es doble, por un lado, que los bancos ajusten bien las valoraciones que hacen y, por otro, evitar que en las subastas la adjudicación se realice por una cantidad excesivamente baja.

Ahora, el porcentaje de deuda por el que un banco se puede adjudicar una vivienda está en el 60 por ciento del valor de tasación actual. El PSOE propone que este valor se eleve hasta el entorno del 80 por ciento de la deuda y sobre el valor de la tasación que se hizo en el momento de conceder el préstamo.

El problema, según alegan, es que el juicio hipotecario dura unos dos años y cuando finaliza, la deuda ha engordado tanto que el porcentaje de deuda sobre el préstamo o sobre la tasación actual se dispara, con lo que ahora el banco se puede quedar con la casa por un precio muy bajo y además, la deuda del desahuciado con la entidad financiera se eleva por encima del porcentaje que ya había pagado.

Además, el PSOE quiere regular lo que en otros países se llama "la segunda oportunidad", es decir, evitar que se tenga que entregar la vivienda y que los deudores puedan beneficiarse de fórmulas similares a las que tienen los empresarios para renegociar sus deudas, como el concurso de acreedores.

Estos aspectos son clave para el PSOE en la negociación, por ello quieren arrancar del Gobierno el compromiso expreso para modificar la legislación hipotecaria.

Sin embargo, según las fuentes consultadas por Europa Press, el Ejecutivo ha planteado hasta ahora sólo un acuerdo transitorio para frenar la situación actual, en la que los desahucios se producen a miles. Para ello, dicen, se quiere hacer obligatorio el actual Código de Buenas Prácticas, elevando los mínimos e incluyendo una suspensión temporal del desahucio durante dos años, y para las familias más vulnerables.

Algo que el PSOE ve insuficiente. De hecho, la portavoz del Gobierno, Soraya Rodríguez aseguraba esta mañana que "no vale cualquier acuerdo" y de su partido perseguirá una reforma de calado de las leyes hipotecarias, no "parches" ni "acuerdos voluntarios" con las entidades bancarias.

Sin embargo, fuentes del Gobierno han precisado que ahora se trata de "parar el golpe" de los desahucios con medidas a corto plazo que se aprobarán este jueves en el Consejo de Ministros pero con la idea de seguir trabajando en esta materia.