Los Bomberos Forestales se reivindican como colectivo ante el Ministerio y TRAGSA

El colectivo BRIF se siente orgulloso de haber hecho salir a la  palestra a la empresa pública Tragsa y la Ministra Isabel García Tejerina ya que con su vacio argumentario no vienen más que a demostrar su intención de justificar lo injustificable haciendo más facil aun que la sociedad reconozca la situación en la que estamos.

Se demuestra por fin que hay diálogo entre Tragsa y Magrama aunque sea para ponerse de acuerdo en intentar desacreditar a su dispositivo lo cual demuestra también que con anterioridad o no lo había o lo ocultaban hasta que no les ha quedado más remedio que dar la cara.

 

¿Por qué hablan de inviabilidad con la denominación de bomberos forestales?

 

A la vez que la Ministra hablaba con nuestros compañeros de Tabuyo del Monte, el director de RRHH decía que la categoría de Bombero Forestal en España no existe, o sí, ya que automáticamente indicaba que en la comunidad autónoma de Extremadura si se recogía dicha categoría, ¿entonces que problema existe en reconocerla?

 

No es que estemos ensimismados en serlo, pero según recoge la Real Academia Española de la Lengua la palabra "bombero" en su segunda acepción es: operario encargado de extinguir los incendios, por lo tanto entendemos que aquel que extingue incendios forestales deberá ser bombero forestal. No brigadista como se nos está ofertando por parte de la empresa.

 

Además la modificación del nombre dentro de nuestro convenio no supondría un aumento en la masa salarial a la empresa, excusa que utiliza muy a menudo, por lo tanto invitamos a Tragsa a que nos diga públicamente porqué se niega a llamarnos Bomberos Forestales.

 

En materia económica expliquemos unas cuestiones:

 

La primera es que entendemos que nuestro trabajo fue evolucionando y cambiando a lo largo de estos años y por lo tanto la ley general de presupuestos como excusa no tiene cabida,ya que se ha pasado de realizar únicamente labores específicas de extinción a sumar unas labores preventivas en muy diversos ámbitos, al igual que además ahora todo apunta, según nos dicen ustedes, que nuestras funciones se verán ampliadas con una mayor disponibilidad en régimen de imaginarias durante todo el periodo de prevención, pudiéndose acoger a un aumento de masa salarial justificado en una ampliación de nuestras actividades.

 

Aun así es paradójico que tanto la Ministra como la empresa hablen de la inviabilidad de la subida, cuando ya han presentado una propuesta que recoge un aumento de un 7%, por lo tanto, si se puede subir un 7% entendemos que también se podrá subir cualquier otro porcentaje.

 

Entrando a valorar el contenido de dicha propuesta, vemos que un aumento de un 7% de nuestros sueldos o plus es ridículo, hablamos por poner un ejemplo de un aumento de un 7% sobre 3,5 euros en el plus de riesgo o un aumento de un 7% de nuestros 800 euros de salario.

 

Es verdad que demandamos un aumento de un 30%, pero un 30% de nuestro sueldo, 800 euros, lo que supone aproximadamente 240 euros. ¿Acaso no es razonable que un colectivo que se juega la vida apagando y previniendo incendios pida ser mil eurista?

 

¿Dicha ley prohibe que los bomberos forestales de este país tengan unas condiciones y salarios dignos?

 

Con los números se puede jugar tanto como se quiera pero la realidad es que los que ayer estaban sentados dando una rueda de prensa intentado justificarse y lavar su imagen, perciben en un mes lo que nosotros en un año. O dicho en términos porcentuales que parece a algunos les atraen más, un 30% de su sueldo da para dos años de un Bombero Forestal Brif.

 

Cabe destacar que una de sus propuestas es la creación de 10 puestos de trabajo con caracter técnico y de libre designación, que, extrapolándolos a las tablas salariales actuales implicarían unos 300.000 euros. ¿No hay dinero para aumentar los salarios por ley, pero sí para meter a dedo dentro del colectivo a 10 personas afines a la empresa?

 

Pedimos con esto que se acabe la demagogía e hipocresía y se deje de jugar con el colectivo. El que seamos un colectivo precario económicamente hablando, no implica que se pueda jugar con nosotros.

 

Tenemos claro que Tragsa no es quien para modificar el IRPF y tampoco nunca se les ha pedido coeficientes reductores, ya sabemos donde pedirlos por lo tanto que no difamen contra nosotros.

 

Lo que si se les ha pedido es documentación que demuestre los riesgos a los que nos exponemos y la toxicidad que supone apagar un incendio. A lo cual respondieron con que prácticamente no suponía nada exponerse al humo de los incendios, que incluso los estudios realizados daban valores más bajos de los que en un principio se creía, llegando incluso a poder rebajar el nivel de la mascarilla protectora que utilizamos.

 

Pero dos días después dos de nuestros compañeros fueron evacuados e ingresados por inhalación de humo e intoxicación de CO. Justificando estos casos con ejemplos tan insultantes como que son exposiciones eventuales y similares a una subida de CO en el cuerpo debido por ejemplo a la inhalación del humo que expulsa un taxi al respirar en la vía pública. Todos los días por desgracia vemos accidentes en incendios forestales, por lo que no estamos dispuestos a asumir tales comentarios. Este año ya hemos visto diversos accidentes graves con quemados de consideración, intoxicaciones y vehiculos calcinados.

 

¡Basta ya!

 

Este colectivo quiere y está dispuesto a negociar y acordar algo, no sabemos si Tragsa, el MAGRAMA, SEPI o cual sea más el actor de esta trama, lo está, pero parece que hasta el día de hoy solo se han se limitado a reírse de nosotros y de la sociedad (porque recordamos que son una empresa pública y que somos un servicio de emergencia pagado con dinero de todos) pasándose la pelota unos a otros.

 

Nosotros no somos especialistas en leyes, ni presupuestos, ni negociaciones, somos y queremos ser mejores profesionales si cabe en nuestra vocacional profesión y esto pasa por que nuestra situación cambia cuanto antes y nuestras tres reivindicaciones se vean concedidas.

 

Estamos dispuestos a hacer la huelga hasta el final y a perder dinero, pero no estamos dispuestos a perder el tiempo.

 

Por lo tanto quedamos supeditados a que los responsables de haber llegado a esta situación nos llamen con propuestas serias de cambio.

 

Bomberos Forestales BRIF