Los beneficiarios de prestaciones por desempleo caen un 1,3% en enero, mientras los parados crecen al 8,7%

Castilla y León tiene la cuarta peor relación entre los beneficiarios de prestaciones (129.531) y los parados registrados (219.859)

Los últimos registros ponen de manifiesto que la economía española está en recesión en el primer trimestre del año. El Indicador AML Afi-AGETT prevé una caída de la ocupación EPA en el ITR12 de, aproximadamente, 440.000 efectivos, registrando un retroceso interanual (-4,3%) superior al del primer trimestre de 2011 (-3,3%). Esta caída dejaría el agregado total de ocupados próximo a los 17,4 millones, según el estudio realizado por Analistas Financieros Internacionales (Afi) y la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (AGETT).

En lo que respecta a abril y mayo, la Semana Santa podría contribuir a que la afiliación registrase aumentos del orden de 40.000 y 80.000 personas, respectivamente. Así, el indicador AML mejoraría sus previsiones para estos meses.

En cualquier caso, las tasas de variación interanuales seguirían siendo negativas por el buen comportamiento del mercado laboral en esos mismos meses del año pasado.

Prácticamente todos los sectores contribuyen al deterioro del mercado laboral Según los datos de afiliación, la Seguridad Social perdió en febrero un total de 49.710 efectivos, situando el agregado total en los 16,9 millones (-2,6%). Si se analiza este dato por ramas de actividad se aprecia que, la inmensa mayoría de ellas contribuyen a la pérdida de afiliación. Especialmente difícil es la situación del Comercio y Reparación de vehículos, que con 18.700 empleos destruidos se sitúa a la cabeza de la caída de afiliación. Le siguen Construcción (-10.100), Industria Manufacturera (-7.800) y Actividades Sanitarias (-6.500).

En el lado opuesto, las únicas que ven crecer el número de afiliados son Educación (9.900), Hostelería (8.400), Actividades artísticas y recreativas (1.900), Agricultura, Selvicultura y Pesca (300) y Actividades inmobiliarias (200).

Dada la situación macroeconómica y la amenaza de recesión en importantes países europeos, cabe esperar una contracción de la demanda externa que se sumará a la absoluta depresión de la demanda interna, lastrando con ello la capacidad exportadora de sectores como la Industria o el Transporte. Igualmente, se espera que el empleo público, la construcción y el sector financiero continúen con sus procesos de ajuste.

Las prestaciones contributivas se reducen un 15% desde el máximo alcanzado en 2009
La intensidad y crudeza de la crisis tiene también su reflejo en el análisis, por un lado, del tipo de prestaciones recibidas y, por otro, de la causa del acceso al subsidio por desempleo de nivel asistencial.

El número de beneficiarios de prestaciones contributivas, desde el máximo alcanzado en los inicios de 2009 (1,67 millones de personas), hasta enero de 2012 (1,42 millones) se ha reducido en un 15%. Por el contrario, el número de beneficiarios de prestaciones asistenciales ha ido ganando representatividad y, desde el máximo alcanzado en abril de 2010 (1,49 millones), se ha mantenido estable. En el primer mes del año había 1,43 millones de beneficiarios de prestaciones asistenciales. Las prestaciones de reinserción, por su parte, aunque menos significativas, no han dejado de crecer. En enero de 2012 había 221 mil de este tipo, frente a las 65 mil existentes, de media, en 2007.

El principal motivo por el que se incrementó sustancialmente el número de beneficiarios de prestaciones asistenciales fue el agotamiento de las prestaciones contributivas. De hecho, la mitad del incremento de los beneficiarios de estas prestaciones entre 2009-2010 fue debida a esta causa. Por último, pero no por ello menos importante, es significativo el incremento del número de subsidios cuyos beneficiarios no tenían derecho a una prestación por no haber cotizado el periodo mínimo requerido y aquellos con edad superior a 52 años. A cierre de 2011, existían 230.000 y 334.000 beneficiarios de subsidios por estos dos anteriores motivos, respectivamente.

La Tasa bruta de cobertura de desempleo en enero (62,1%) cae con respecto a años anteriores y se sitúa en niveles de 2007
En enero de 2012, la tasa bruta de cobertura de desempleo es del 62,1%. Esta cifra se calcula dividiendo los beneficiarios de prestaciones por desempleo –salvo desempleo parcial y trabajadores eventuales agrarios- entre el total de parados registrados. (Esta tasa difiere de la ofrecida por el ministerio -69,9%- porque está calculada en términos brutos, mientras que la ofrecida por el ministerio es la tasa neta).

Durante el periodo previo a la crisis el número de beneficiarios de prestaciones por desempleo se mantenía estable en el millón de personas y una tasa de cobertura prácticamente estancada en el 60%. Con el estallido de la crisis y la importante destrucción de puestos de trabajo que ésta provocó, el número de desempleados creció vertiginosamente y con él, la necesidad de proteger a las personas en esta situación. Aunque la cifra de parados no ha dejado de crecer, la de beneficiaros de prestaciones por desempleo sí lo ha hecho, e incluso viene disminuyendo en los últimos dos años. El máximo se alcanzó a principios del 2010, con más de 3 millones de beneficiarios y una cobertura del 70%, pero la agudización de la crisis y el largamiento del periodo de desempleo está reduciendo la cobertura, hasta alcanzar a comienzos de 2012 niveles similares a los de 2007.

Las regiones del Sur y del Levante presentan una ratio de cobertura inferior a la media mientras que cuentan con tasas de paro por encima del conjunto nacional
En España, con datos de enero de 2012 había un total de 2.868.998 beneficiarios de prestaciones por desempleo, mientras que hay un total de 4.589.365 parados registrados. Con estos datos, se calcula una ratio que relaciona el total de beneficiarios y de parados, que para el conjunto nacional se sitúa en el 62,5%.

Las CCAA de I. Baleares (104,7%), Cataluña (72,8%), Extremadura (64,9%), Navarra (64,2%) y Aragón (62,7%) son las únicas CCAA con la ratio de cobertura (beneficiarios de prestaciones/parados registrados) por encima de la media nacional. En el caso de I. Baleares es superior al 100% porque existen parados discontinuos no registrados como parados que, sin embargo, sí que reciben algún tipo de prestación.

Especialmente preocupante es la situación de las regiones de la C. Valenciana (57,1%), C. La Mancha (58,5%), Andalucía (59,5%) o Murcia (60,1%), que presentan ratios de cobertura cercanas o por debajo del 60% y que poseen tasas de paro muy por encima de la media nacional. Sin embargo, la CCAA que presenta una menor ratio de cobertura es País Vasco (56,3%), aunque sea la región con la segunda menor tasa de paro (12,6%).

País Vasco, Navarra, Cataluña y Baleares presentan una cuantía media de las prestaciones contributivas superior a los 900€
La cuantía media de las prestaciones contributivas en España asciende a los 866,4€. Considerablemente superiores son las prestaciones de este tipo en País Vasco, Navarra, Cataluña o I. Baleares, donde se superan los 900€. El en lado contrario se encuentran CCAA como Extremadura (761,9€), Canarias (791€), Murcia (827€) o Galicia (827,9€).

El número de parados crece un 8,7% interanual en enero mientras que los beneficiarios por prestaciones caen al -1,3%
Mientras que el número de afiliados sigue disminuyendo (-2,6%) y el de parados aumentando (8,7%) de forma interanual en enero, el número de beneficiarios de prestaciones por desempleo disminuye en un 1,3% respecto a enero de 2011. A nivel regional se observan tendencias bien distintas. Así, en las regiones de: Galicia, Asturias, Cantabria, La Rioja, País Vasco, Navarra, Extremadura e I. Baleares, la caída de la afiliación y el aumento de los parados, todavía vienen de la mano de un aumento en los beneficiarios de prestaciones por desempleo.

En el lado opuesto se encuentran regiones como la C. Valenciana (-4,3%) y Canarias (-4%), donde a pesar de que el número de desempleados se incrementa a ritmos superiores al 6%, los beneficiarios de prestaciones caen a ritmos del 4%.