Los árboles compiten entre sí aunque algunos, como encinas y pinos, se complementan para sobrevivir

Encina, campo, árbol

Los árboles compiten en los bosques para sobrevivir, aunque algunas especies como encinas y pinos se complementan, según un estudio en el que han participado investigadores de la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) y que se publica en la revista 'Nature'.

El estudio, en el que han participado más de 40 investigadores de todo el mundo, ha analizado tres criterios funcionales, la densidad de la madera del tronco de los árboles, la altura máxima que consiguen y la relación entre el peso y el grosor de las hojas, lo que sirve para medir la capacidad competitiva de unos árboles frente a otros.

 

La investigación, dirigida por George Kunstler, del IRSTEA de Grenoble (Francia) y por la Macquarie University de Sidney (Australia), cuenta también con el coordinador del grupo de investigación Ecología y Restauración Forestal de la Universidad de Alcalá (UAH), Miguel Ángel de Zavala, y la doctora Paloma Ruiz Benito.

 

En concreto, Zavala ha explicado que el análisis de competencia entre los árboles en los bosques puede ser "muy útil" para establecer modelos para predecir cómo reaccionarán los ecosistemas frente al cambio climático y también tendrá aplicaciones útiles en ámbitos como la gestión y explotación forestal o la conservación de la biodiversidad.

 

Por ejemplo, ha indicado que en el bosque mediterráneo conviven en "perfecta paz" los pinos y las encinas porque no entran en competencia y se complementan, ya que la encina crece menos y tolera la sombra y el pino crece más rápido y consigue más altura y es menos tolerante a la sombra.

 

Según la UAH, se trata del estudio más extenso hasta la fecha en todo el mundo y establece las reglas generales sobre la competencia existente entre los más de 3 billones de árboles que existen sobre el planeta, pertenecientes a más de 60.000 especies.

 

Se han utilizado datos de crecimiento de más de 3 millones de árboles distribuidos en más de 140.000 parcelas forestales de todo el mundo. Esta gran cantidad de datos ha permitido a los investigadores hacer generalizaciones utilizando los 3 criterios funcionales mencionados. De este modo, el estudio de las características de los árboles puede ayudar a comprender cómo se relacionan las diferentes especies.

 

Zavala ha reclamado más estudios coordinados y cooperativos entre países de todo el mundo si se quiere identificar alguno de los principios generales que regulan el mantenimiento de la diversidad biológica y el funcionamiento de los ecosistemas, algo que considera "particularmente necesario en este momento en el que el Cambio Global amenaza con la degradación de muchos ecosistemas".