Los alumnos del Diocesano aprenden de la experiencia: sus abuelos

Jornada abuelos-alumnos en el Colegio Diocesano

Los alumnos más pequeños del Colegio Diocesano  han recibido esta mañana la visita de sus abuelos. No se ha tratado de un homenaje, si no de una invitación para que se sientan protagonistas de la educación de sus nietos también en el ambiente académico.

Se ha tratado de una jornada organizada por el equipo de profesoras responsables de la etapa infantil. El Centro viene marcando una línea pedagógica en la que el aprendizaje social y emocional tiene un papel fundamental en el aprendizaje de los niños.


Los abuelos han adquirido en la actualidad una responsabilidad importante en la educación. Muchas familias se ven obligadas a contar con su ayuda para auxiliarles en las tareas de crianza y acompañamiento de los niños. Esta circunstancia convierte a nuestros mayores en agentes activos,  responsables directos de la educación de sus nietos.


Por esta razón el Colegio Diocesano ha abierto sus puertas a los abuelos, al igual que en el pasado mes de diciembre lo hiciera con los padres de los alumnos participando en el proyecto de innovación “FAMILY ON”.


No se trata pues de un homenaje, si no de una invitación para que se sientan protagonistas de la educación de sus nietos también en el ambiente académico.

 

Su experiencia fue durante décadas, una gran escuela de aprendizaje para cientos de generaciones . Actualmente, las nuevas tecnologías y las metodologías activas de aprendizaje han entrado en las aulas provocando cambios importantes en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Sin embargo,  la experiencia debe ocupar un lugar central en las aulas; sigue siendo una fuente privilegiada y actual de conocimiento que,  en un proceso de simbiosis con las nuevas corrientes pedagógicas,  no debemos desaprovechar en nuestros colegios.


Los abuelos han llegado al aula para quedarse y enseñarnos desde la experiencia el valor de la paciencia, del esfuerzo, del cariño, de la sinceridad... A cambio, nuestro “consejo de sabios” recibirá, cada día,  un torrente de ilusión, alegría y esperanza en forma de abrazos, sonrisas y besos. Será una mezcla que hará posible que la escuela del futuro no pierda las referencias y principios  necesarios para continuar formando a las nuevas generaciones.


Durante la jornada se desarrolloóun amplio programa de actividades en las que los abuelos tuvieron todo el protagonismo. Mayores y niños disfrutaron en un ambiente familiar en la que los recuerdos, los juegos, las canciones, cuentos y anécdotas hicieron volar la imaginación de los alumnos.


Jesús García Burillo, Obispo de nuestra ciudad, también quiso acompañar en este acto a alumnos y abuelos. Felicitó a ambas generaciones por el encuentro y les animó a que unos y otros sigan siendo alumnos abiertos al aprendizaje compartiendo lo mejor que cada uno lleve dentro.

 

Jornada abuelos-alumnos en el Colegio Diocesano