Los 35.000 trabajadores pendientes de su jubilación podrán hacerlo a los 61 años

Comisiones Obreras se ha congratulado de la rectificación del Gobierno en el cambio interpretativo del Instituto Nacional de la Seguridad Social sobre la cláusula de salvaguarda, cuya aplicación implica que todos los trabajadores despedidos antes del pasado 1 de abril de 2013 puedan acceder a la jubilación anticipada a los 61 años y no a los 63 o más edad, como se contempla en la actualidad.

El sindicato ha manifestado que la presión ejercida, secundado por el resto de los sindicatos y la patronal, ha sido determinante para cambiar una situación afecta a más de 35.000 personas en todo el Estado.

 

El origen de esta acción hay que ponerlo en esta Comunidad. CCOO de Castilla y León fue la primera organización sindical que detectó este cambio interpretativo durante la primavera y lo puso en conocimiento de la Confederación de CCOO.

 

A raíz de este dato se trasladó este proceder injusto a la dirección nacional del INSS para ver a que obedecía, puesto que la norma no había variado, y que dieran marcha atrás. Finalmente, en el Consejo General del INSS celebrado a finales del pasado mes de julio en Madrid se trató el asunto y el 9 de septiembre, merced a nuestro trabajo y presión, hemos conseguido dejar las cosas como estaban”.

 

QUÉ SUPONE EL ACUERDO DE RECTIFICACIÓN POR PARTE DEL INSS

Lo más relevante, es que más de 35.000 parados mantienen su derecho a la jubilación anticipada a partir de los 61 años. Además, el Gobierno revisará de oficio todas las solicitudes de jubilación anticipada que han sido denegadas en el siguiente sentido: por un lado, los expedientes que estén pendientes de reclamación previa serán resueltos aceptando las cláusulas; por otro, si hubiese una resolución denegatoria expresa, los propios afectados volverán a recibir una comunicación del INSS revisando su expediente y pidiéndolo que rectifique su solicitud de jubilación anticipada; y por último, en los casos de solicitudes aceptadas, pero que se les había aplicado ya la normativa posterior, se procederá a un recálculo de la cuantía asignada.

 

Es importante destacar que mientras los interesados no tengan resolución definitiva del INSS han de continuar con su procedimiento de reclamación ante el citado organismo o ante el Juzgado de lo Social, pero ante cualquier duda pueden acudir a CCOO, donde les aseguraremos una buena gestión de su reclamación”, sostiene Óscar García, secretario provincial de CCOO.

 

La reforma de las pensiones acordada por el Gobierno y los agentes sociales en el año 2011 (Ley 27/2011), incluye la cláusula de salvaguarda (Disposición final 12ª de la ley) con la finalidad de salvaguardar los derechos de aquellas personas que hubiesen sido despedidas o estuviesen incursos en ERE con anterioridad al 1 de abril de 2013 y siempre que el acceso a la jubilación sea antes del 1 de enero de 2019.

 

¿Quiénes tienen derecho a jubilarse con la cláusula de salvaguarda?

Las personas cuya relación laboral se haya extinguido antes de 1 de abril de 2013, siempre que con posterioridad a tal fecha no vuelvan a quedar incluidas en alguno de los regímenes del sistema de la Seguridad Social. Las personas con relación laboral suspendida o extinguida como consecuencia de decisiones adoptadas en ERE, o por medio de convenios colectivos de cualquier ámbito, acuerdos colectivos de empresa, así como por decisiones adoptadas en procedimientos concursales... Quienes hayan accedido a la pensión de jubilación parcial con anterioridad al 1 de abril de 2013, así como las personas incorporadas antes de dicha fecha a planes de jubilación parcial recogidos en convenios colectivos o acuerdos colectivos de empresa.

 

El hecho de aplicar la cláusula de salvaguarda, entre otros beneficios, implica que los despedidos antes de dicha fecha puedan acceder a la jubilación anticipada a los 61 años y no a los 63 o más edad.

 

Hasta el mes de marzo de 2013, la interpretación original del INSS implicaba que la suscripción del convenio no era considerada como un alta en la seguridad social para volver a quedar incluidos en el sistema. En el mes de junio de 2014 el INSS cambia el criterio interpretativo que había mantenido con respecto al párrafo a) para aquellas personas que habían sido despedidas y habían formalizado convenios especiales con la Seguridad Social para mantener sus bases de cotización. 

 

No obstante, en junio de 2014, la Seguridad Social cambió la interpretación y en agosto de 2014 lo endureció aún más. Comienza a considerar que la suscripción de un convenio especial implica un alta nueva y los trabajadores y trabajadoras que hayan suscrito el mismo, no podrán aplicar la legislación anterior y, por ende, no podría jubilarse a los 61 años, si no a los 63 en el mejor de los casos.

 

CCOO denunció esta cuestión por primera vez el 26 de junio en el Consejo General del Instituto Nacional de Seguridad Social, una vez detectado un primer caso en Valladolid en los primeros días de su aplicación. Tras los esfuerzos realizados por la parte sindical, y muy especialmente por CCOO, el Gobierno convocó a los agentes sociales a una reunión, fruto de la cual éste aceptó sus tesis y ha dado marcha atrás, rectificando el criterio mantenido durante el verano.

 

Una vez más se pone de manifiesto que como consecuencia de las denuncias, la lucha, el trabajo y el empeño de CCOO, este Gobierno determinó revisar su criterio y volver a la interpretación inicial”, subraya Óscar García.