Lorenzo quiere vengarse de Márquez en uno de sus circuitos favoritos

Jorge Lorenzo

La batalla española a tres bandas por el liderato de MotoGP encara este fin de semana su cuarto capítulo en el Gran Premio de Francia, donde Jorge Lorenzo (Yamaha), en uno de sus circuitos favoritos, aspira a vengarse de Marc Márquez tras el polémico adelantamiento en Jerez y a volver al primer cajón del podio, que en la última cita ocupó Dani Pedrosa (Repsol Honda).

El histórico trazado de Le Mans pondrá a prueba el liderato de Márquez en la categoría reina, mientras que Esteve Rabat (Kalex) y Scott Redding (Kalex) volverán a chocar en Moto2 y, en Moto3, Maverick Viñales (KTM) pondrá su primer puesto en juego frente a su compatriota Luis Salom (KTM).


En MotoGP, la cita francesa está marcada por la reciente polémica en Jerez, donde Márquez dejó claro que su condición de novato no le va a impedir mirar de frente a los veteranos. Su arriesgado adelantamiento en la última curva a Lorenzo, que se marchó fuera de la pista tras tocarse ambos, le aupó al segundo puesto por detrás de un intratable Pedrosa.

El vigente campeón mundial le negó el saludo a Márquez tras la carrera, pero prefirió morderse la lengua para no generar más polémica, mientras que el joven piloto catalán pidió disculpas. Ahora el Mundial viaja a Francia con una distancia de solo cuatro puntos entre los tres españoles: 61 de Márquez, 58 de Pedrosa y 57 de Lorenzo.

Desde la introducción del formato de MotoGP cuatro tiempos en 2002, tanto Honda como Yamaha han obtenido cinco victorias en Le Mans. Lorenzo, con tres victorias en la categoría reina y una victoria en 250cc, es el piloto más victorioso en el trazado galo. "En Francia siempre me ha ido bien", ha reconocido el balear, con ganas de desquitarse de lo ocurrido en Jerez.

Sus rivales y compatriotas del equipo Repsol Honda también llegan animados tras el doblete ante la afición española. "Me vuelvo a sentir a gusto con la moto", ha admitido esta semana Pedrosa, mientras que Márquez, tras su ambiciosa actuación en el Gran Premio de España, ha asegurado que mantiene "los pies en el suelo".

Entre el resto de la parrilla, Valentino Rossi (Yamaha), con 43 puntos, quiere dar un paso adelante para no perder la estela del trío cabecero, mientras que el español Héctor Barberá (FTR) pondrá a prueba su fortaleza mental tras la pelea con su pareja que le ha condenado a seis meses de prisión, que no cumplirá al no contar con antecedentes.

RABAT QUIERE CONFIRMARSE COMO ALTERNATIVA EN MOTO2

En Moto2, Esteve Rabat, que consiguió su primera victoria mundialista en la última cita, aspira a continuar en esa buena forma, aunque no será fácil sacudirse la presión de Redding, a un solo punto y cada vez más consolidado como uno los favoritos del campeonato pese a ser el único de los cuatro primeros clasificados que todavía no ha subido al cajón más alto del podio.

En tercera posición y a nueve puntos de su compañero de equipo, Pol Espargaró (Kalex) intentará reproducir la forma que le permitió convertirse en el primer líder del curso, en Catar, pese a su incomodidad con el nuevo neumático delantero que le entregaron en Jerez. También empujará al máximo Nico Terol (Suter), cuarto a tres puntos de Espargaró, para buscar su segunda victoria de la temporada.

Por último, Maverick Viñales, vencedor en Jerez, estrenará su liderato en Moto3, aunque sólo con cuatro puntos de ventaja sobre Luis Salom, al que aventajó en tan solo dos décimas en el Gran Premio de España. Ambos cuentan con malos precedentes en Le Mans, ya que el gerundense se cayó el año pasado a ocho vueltas para el final de una carrera que estaba encabezando, mientras que el balear no ha pasado del décimo puesto en las tres últimas temporadas.

Además, Alex Rins (Estrella Galicia 0,0) también ha sido rápido en todas las carreras disputadas hasta ahora, pero este fin de semana debe compensar su caída en Jerez, un traspiés que le ha dejado a 24 puntos del líder. El barcelonés podría ser de nuevo el hombre a batir dada la velocidad exhibida en los diferentes trazados visitados hasta ahora.