López acusa al Partido Popular del cobro de sobresueldos

Ha apuntado de manera directa a Mariano Rajoy, Cospedal y Sáenz de Santamaría.

El secretario de Organización del PSOE, Óscar López, ha acusado a la cúpula del Gobierno y del PP de "hipocresía" por recortar un 40 por ciento la financiación pública de los partidos políticos mientras los 'populares' "tenían caja B y sobresueldos B".

 

En una entrevista con Europa Press, López ha apuntado directamente al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y la secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, que promovió la eliminación de los sueldos a los diputados regionales en su comunidad.

 

"Han hecho un discurso contra la política, los políticos y el sueldo de los políticos", les ha reprochado el dirigente socialista, remachando: "Y ahora entiendo muchas cosas, porque el PP tenía caja B y sobresueldos B".

 

López ha dicho que le "indigna" conocer que el PP lleva "20 años compitiendo de manera irregular en las elecciones", especialmente ahora que el PSOE ha tenido que recortar sus gastos, por el mal resultado electoral y por el recorte de subvenciones. "En el PSOE no solamente no hay caja B y no hay cuentas en Suiza ni sobresueldos, es que hay un recorte de un 70 por ciento de los gastos en un año", ha dicho.

 

Según ha dicho, el PSOE seguirá proponiendo reformas legales contra la corrupción, para mejorar el funcionamiento del Tribunal de Cuentas, que tarda en años en auditar las cuentas de los partidos; para que la Audiencia Nacional juzgue los casos de corrupción política o para que las empresas que hayan hecho donaciones ilegales a un partido estén un tiempo sin poder contratar con la Administración. Sin embargo, ha advertido de que medidas como esa no resuelven el 'caso Bárcenas' porque el problema en ese caso "es que es una caja B", un dinero negro que "es difícil controlar".

 

LOS CARGOS SOCIALISTAS PAGAN UNA CUOTA EXTRA

 

El secretario de Organización ha explicado que, en el PSOE, los miembros de la dirección sólo cobran un sueldo, bien del partido o bien de la institución en la que son cargos públicos. Es más, ha incidido en que quienes son cargos públicos pagan "una cuota extraordinaria al PSOE".

 

En la dirección del PSOE --la llamada 'Permanente' dentro de la Ejecutiva Federal, que son unas 15 personas-- todos son cargos públicos a excepción de dos, Hugo Morán y Purificación Causapié. Estos dos dirigentes cobran del partido, un sueldo equivalente al de un presidente de Comisión del Congreso. Un presidente de Comisión cobra catorce pagas de 4.245 euros brutos (aunque a eso se añade una asignación para cubrir gastos libre de impuestos que asciende a 870 euros al mes para los diputados por Madrid y 1.823 euros al mes para los que representan a otra circunscripción).

 

El resto de la Permanente, cobra su sueldo de las instituciones y sólo a "cuatro o cinco" cuyo sueldo está por debajo de ese rango se les completa "para equipararse a ese nivel". "No hay sobresueldos en el PSOE, no los hay desde luego en B ni tampoco en A. Hay un sueldo, igual para todos. El señor Rubalcaba cobra cero euros del partido y el secretario de Organización cobra cero euros del partido", ha remachado.

 

Rubalcaba cobra un sueldo como presidente del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso y López recibe el suyo en su condición de portavoz socialista en las Cortes de Castilla y León.

 

El secretario de Organización socialista ha reconocido que la situación económica del partido "no es buena" y ha remarcado los "esfuerzos" que está haciendo el PSOE para funcionar con un 70 por ciento menos de gastos. "Mayor ejemplo de austeridad no creo que haya. Indigna mucho ver lo que está ocurriendo en el PP", ha remachado.

 

El PSOE aplicó hace un año un expediente de regulación de empleo (ERE) para reducir un 40 por ciento su masa salarial, que supuso 100 prejubilaciones, 16 bajas voluntarias, siete despidos forzosos y 21 recolocaciones.

 

CUOTAS REDUCIDAS

 

Los socialistas también pusieron en marcha un plan de recuperación de militantes fijando cuotas reducidas (dos euros al mes, en vez de los cinco habituales, para los desempleados, los perceptores de la pensión mínima o con ingresos por debajo del Salario Mínimo Interprofesional) y superreducidas (1 euro, para los parados de larga duración o sin derecho a prestación).

 

López no ha podido dar detalles de los resultados de ese plan pero ha afirmado que "miles" se han acogido a esas reducciones "porque están en una situación complicada.

 

De cara a la Conferencia Política que celebrarán en noviembre, el PSOE quiere ampliar, además de sus militantes, su "base social" con nuevas figuras como la del afiliado directo o con militancia a través de Internet, al margen de la tradicional militancia en agrupaciones locales.