López acusa a Junta de "ahorrar un millón" en urgencias rurales y "gastar 72" en el hospital privado de Burgos

Carriedo defiende el "compromiso" del PP con la Sanidad rural y justifica las medidas para su "sostenibilidad y solvencia"


VALLADOLID, 12 (EUROPA PRESS)

El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en las Cortes, Óscar López, ha acusado a la Junta de Castilla y León de "ahorrar un millón y medio de euros" con la supresión de los servicios de urgencia en el medio rural mientras "gasta 72 en el canon de un experimento privatizador" como es el nuevo hospital de Burgos.

Durante la celebración del último pleno ordinario del año, López ha defendido una Proposición No de Ley (PNL) en la que se instaba al Gobierno autonómico a implantar antes del final de 2012 la atención sanitaria continuada durante las 24 horas del día en los centros de urgencia rurales donde se ha procedido a su reducción o supresión.

En su intervención, el portavoz socialista ha defendido la causa "justa" del mantenimiento de este servicio frente a una decisión "especialmente cruel y absurda" y que supone "una de las peores que se ha tomado desde que la Junta es Junta". "Comarcas enteras han perdido un derecho que era suyo", ha subrayado, tras lo que ha añadido que "la salud de los vecinos del medio rural no es un gasto superfluo ni prescindible".

Entre los pueblos afectados por esta decisión, Óscar López ha citado Pradoluengo y Oña en Burgos; Quintana de Losada y Tremor de Arriba en León; Barruecopardo y Villarino de los Aires en Salamanca; Aguilafuente, Ayllón, Bercial, Boceguillas, Turégano y Santa María la Real de Nieva en Segovia; Langa de Duero y Medinaceli en Soria, y Muelas del Pan en Zamora.

A ellos se ha referido el portavoz socialista, a quien ha indicado que "no están solos", pues el Grupo Socialista estará "con ellos hasta el final, hasta que se corrija este decisión".

"COMPROMISO" DEL PP

Por su parte, el portavoz del Grupo Popular, Carlos Fernández Carriedo, ha reafirmado el "compromiso" de su partido con la Sanidad de Castilla y León y con la del medio rural, ante lo cual ha recordado que el gasto sanitario supone "más del 30 por ciento del total" de los Presupuestos Generales de la Comunidad (PGC), la "misma cantidad que en 2004", a pesar de descenso que han sufrido las cuentas públicas.

Asimismo, ha subrayado que la Sanidad rural de Castilla y León supone una "referencia dentro de España", pues la población de municipios con menos de 20.000 habitantes, el 49 por ciento de todos los castellanoleoneses, cuenta con "el 73 por ciento de los centros de salud, el 77 de la atención continuada y el 68 de los médicos atención primaria".

Por último, ha asegurado que Castilla y León es "la primera comunidad en menor número de tarjetas asignadas por cada médico de familia", con 927 frente a las 1.385 de media nacional, una proporción que se reduce hasta las 706 en el medio rural de la región, lo que "facilita" una atención "más personalizada" a los pacientes "porque gobierna el PP", algo que López ha tachado de "palabrería".

No obstante, Fernández Carriedo ha reconocido que dicho "compromiso" requiere medidas para "trabajar por la sostenibilidad y la solvencia".

La PNL socialista ha sido rechazada con el voto en contra del Grupo Popular, pero ha contado con el apoyo del Grupo Mixto. En este sentido, el procurador de Unión del Pueblo Leonés (UPL), Alejandro Valderas, ha lamentado la "alarma" que generan estas medidas, así como la "poca beligerancia de los alcaldes del PP" afectados por esta decisión de la Consejería de Sanidad.

"VOLVER CON ESCOLTA"

Durante la votación de esta Proposición, la viceportavoz socialista, Ana Redondo, ha advertido precisamente a los procuradores 'populares' que son alcaldes en estos municipios que deberían "volver con escolta" por la posible reacción de los vecinos, algo que ha sido interpretado por Fernández Carriedo como una "amenaza a la integridad" de los parlamentarios.

Óscar López ha retirado, en nombre de Redondo, esa expresión, aunque ha negado que supusiera una coacción, al hilo de lo cual ha reiterado que "la única amenazada es la Sanidad rural".

Precisamente, varias decenas de manifestantes procedentes de la comarca salmantina de Las Arribes se han concentrado frente a las puertas del Parlamento regional para protestar por esta decisión de cierre.