Lobo Marley denuncia la presencia de responsables de Medio Ambiente en una montería ilegal

La Asociación Lobo Marley ha acudido este martes a los juzgados para denunciar la presencia, en diciembre de 2011, de varias personalidades de la Junta de Castilla y León en una montería en la que se abatieron varios ejemplares de lobo ibérico, especie protegida al sur de Duero

Luis Miguel Domínguez, presidente de esta asociación sin ánimo de lucro comprometida con la supervivencia del lobo, ha asegurado que varios responsables políticos relacionados directamente con la protección del Medio Ambiente de la Comunidad, seis personas concretamente, fueron testigos del abatimiento de al menos cuatro ejemplares de lobo ibérico durante una montería celebrada en diciembre de 2011 en un coto de caza próximo a la capital abulense.

 

Aunque no ha querido dar nombres, Domínguez ha señalado que "una de las personas, jefe del departamento de especies y espacios protegidos, tiene que ser investigado por la Jefa de Servicio de la Junta, que es su mujer, y así es muy difícil que las cosas prosperen".

 

Preguntado por las pruebas de semejante acusación, el presidente de Lobo Marley ha señalado que "se exhibieron las fotografías de cuatro ejemplares de lobo ibérico realizadas en una venta de carretera y un agente medioambiental que asistió elevó un informe en el que se recogía la muerte de esos lobos".

 

Luis Miguel Domínguez ha recordado que el lobo Ibérico está protegido por la ley al sur del Duero y ha señalado que ya hay abiertas sendas investigaciones por parte de la Junta de Castilla y León y la Fiscalía de Medio Ambiente. En este sentido, ha afirmado que "no estamos dispuestos a que estas cosas sigan pasando y seguiremos dando pasos para conseguir que el lobo ibérico sea una especie protegida en todo el territorio".

 

Ávila libre de lobos

El responsable de Lobo Marley ha recordado que hace dos semanas se desplazaron a Bruselas para entregar 200.000 firmas "en contra de un hecho insólito que es que agrupaciones sindicales relacionadas con el campo y la ganadería deciden, de manera unilateral, declarar un territorio libre de una especie protegida por la propia Unión Europea. Ávila libre de lobos no solo es una quimera, sino también una legalidad".

 

Luis Miguel Domínguez ha señalado que "apoyamos totalmente a los ganaderos, que saben que no vamos contra ellos, simplemente queremos que en el puzzle del patrimonio natural de Castilla y León estén todas las piezas". En este sentido ha remarcado que "no vamos en contra de nadie, hay que defender al lobo porque es el ADN de Castilla y León, pertenece a todos los españoles y a todos los abulenses".

 

Finalmente, ha indicado que conservacionistas y ganaderos "debemos ir de la mano en por la defensa de un campo modernizada y que defienda la biodiversidad como un hecho esencial, porque no solo se están recortando derechos a los ciudadanos, sino también su patrimonio natural".