Liberada una joven de 19 años que con violaciones y amenazas era obligada a prostituirse en Madrid y Gerona

Amenazas, coacciones y agresiones sexuales sometían a la víctima "a un control total".

Una joven de 19 años que era obligada mediante violaciones y amenazas a prostituirse en la vía pública de Madrid y Gerona ha sido liberada por agentes de la Policía Nacional, quienes también han detenido al proxeneta que la engañó para trasladarla desde Rumanía a España con promesas sobre un puesto de trabajo como camarera y haciéndola creer que mantenían una relación sentimental.


En un comunicado, la Policía Nacional ha indicado que la víctima fue localizada en la localidad catalana de Lloret de Mar, donde también ha sido detenido el presunto proxenta, de 26 años y nacionalidad rumana. Agentes especializados en la lucha contra las redes de trata de personas para la explotación sexual se trasladaron de inmediato a la localidad y adoptaron medidas de seguridad y protección a la víctima.

La joven de 19 años ha narrado a los agentes la situación que ha atravesado y que la policía tilda de "calvario". La mujer fue captada para la prostitución mediante un engaño en Rumanía, país del que procede. El presunto proxeneta le prometió que en España tendría un futuro mejor, trabajando como camarera y que él mismo la apoyaría y protegería.

De hecho, y según ha destacado la Policía, el detenido llegó a hacer creer a la víctima que ambos estaban comenzando una relación sentimental. En el camino a España, el proxeneta, que aún contaba con la confianza de la mujer, le convenció de que no se podía confiar en la Policía española y que él se había escapado de la cárcel.

Según la Policía, una vez en España, el proxeneta rompió el pasaporte de la víctima, le propino una paliza, le dijo que trabajaría como prostituta y le reiteró que no tenía escapatoria posible. También la amenazó con matar a su hijo, de dos años de edad, y a otros miembros de su familia en Rumanía si no accedía a ejercer la prostitución.

Además de las amenazas y coacciones, el proxeneta agredió sexualmente a la joven en varias ocasiones para someterla "a un control total", según la Policía. Debido a estas agresiones, al aislamiento, el desconocimiento del idioma, a la desconfianza en la Policía que el proxeneta había suscitado en la víctima y al temor de que pudiera hacerle daño a ella o a su hijo de dos años, la joven se encontró en una situación sin salida.

De hecho, según ha destacado la Policía, el hostigamiento fue tal que una vez rescatada, la víctima era incapaz de comer o de concretar la dirección de algún lugar donde hubiese estado en España.

EL AGRESOR, CON ANTECEDENTES EN ESPAÑA, RUMANÍA E ITALIA

De forma paralela a la asistencia a la víctima, los investigadores localizaron y arrestaron en cuestión de horas al presunto responsable al que se le acusa de siete delitos: trata de seres humanos, prostitución coactiva, violación, lesiones, amenazas, coacciones y usurpación del estado civil.

Se le acusa del delito de usurpación del estado civil porque el varón, de 26 años de edad y nacionalidad rumana, portaba documentación falsificada en el momento de su arresto en Lloret de Mar.

Los investigadores han determinado su verdadera identidad y han descubierto que, además de tener diversos antecedentes en España, le constaban numerosos antecedentes en Rumanía y en Italia, donde también tenía en vigor una prohibición de salida y varios antecedentes por prostitución coactiva.

El Plan Contra la Trata de Seres Humanos de la Policía Nacional pone a disposición de las víctimas la línea gratuita de atención telefónica 24 horas 900 10 50 90 y el correo electrónico trata@policia.es.

La operación ha sido desarrollada por agentes de las Unidades contra las Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales (UCRIF) de Barcelona y de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras, del Grupo Operativo de Extranjeros de Gerona y de la Policía Local de Lloret de Mar, con la colaboración del agregado de Interior de Rumanía en España.