LesGÁvila se une a los actos del día mundial por la despatologización Trans

LesGÁvila, como miembro del área Trans de FELGTB se une a los diversos actos que se celebrarán este sábado a lo largo del mundo en favor de una despatologización real y un tratamiento sanitario digno de la realidad transexual.

El pasado 18 Mayo la Asociación Psiquiátrica Americana (APA) publicó en su quinta edición de su Manual Estadístico y Diagnóstico de Desórdenes Mentales, (DSM-V) algunas modificaciones respecto al transexualismo, pasando de considerarlo un trastorno mental a catalogarlo como disforia o “malestar” de género.

 

"La transexualidad no es una enfermedad mental" y como tal LesGÁvila reivindica "que deje de ser tratada como trastorno mental. La persona transexual  tiene una mente con una identidad sana y un cuerpo físicamente sano pero incompatible con el sexo del mismo, lo que le provoca  un sufrimiento psicológico continuo y abrumador desde la niñez cuya solución, no obstante, viene de la mano de los tratamientos transexualizadores proporcionados por la medicina moderna".

 

"La transexualidad no nace de una idea o un capricho,  nace de la identidad de la persona. La psiquiatría tiene fuera de su alcance el cambiar la identidad de género de la persona.

 

El desconocimiento de la transexualidad unida a la estigmatización y el rechazo histórico hacia las personas transexuales ha llevado a muchísimas de estas personas a ser víctimas de la marginalidad, a vivir del trabajo sexual, a padecer la violencia verbal y física y en casos extremos a ser asesinadas ante el silencio cómplice de todos. Su delito, intentar desarrollarse como las personas que verdaderamente son y disfrutar de una vida en igualdad de condiciones a una persona común y corriente".

 

"Nadie elige ser transexual, la persona transexual ya nace transexual", afirman desde LesGÁvila.

 

Hoy en día ha mejorado mucho la percepción de la transexualidad ante los ojos de la sociedad pero dista mucho de ser buena. Los avances en dicha percepción han traído como consecuencia que las personas transexuales manifiesten cada vez a edades más tempranas su verdadera identidad de género, muchos de ellos son niñas y niños que insisten en vivir y ser tratados de acorde con su identidad sentida. Seamos abiertos de mente y espíritu, no neguemos al menor transexual su derecho a vivir y desarrollarse como una persona feliz, no hagamos de él o ella un futuro adulto desgraciado. Los prejuicios matan.