León, Palencia, Ávila, Salamanca y Zamora siguen en alerta amarilla aunque mañana se desactivará, según Ruiz Medrano

El delegado del Gobierno, Ramiro Ruiz Medrano
El delegado del Gobierno, Ramiro Ruiz Medrano, ha anunciado este viernes que sólo las provincias de León, Palencia, Ávila, Salamanca y Zamora se encuentran en alerta amarillo por condiciones meteorológicas adversas aunque mañana sábado se desactivará esta alerta.
VALLADOLID, 30 (EUROPA PRESS)



Así lo ha explicado Ruiz Medrano al término de la reunión de la Comisión de Vialidad Invernal que se ha celebrado este viernes en Valladolid con la asistencia, a través de videoconferencia de todos los subdelegados territoriales de la Comunidad.

Al respecto, Ruiz Medrano ha anunciado que el temporal de nieve remitirá durante el fin de semana pero aunque mejora el tiempo habrá "sensación de frío" por el viento, además de que está previsto que la próxima semana comience con un aumento de las temperaturas aunque el martes se espera un nuevo empeoramiento con la entrada de un sistema frontal por el noroeste.

El temporal de nieve de esta semana se ha saldado con cuatro incidentes de "nivel negro", según ha explicado el delegado, concretamente el corte de la AP-66 entre León y Asturias el miércoles día 28 y la N-627, en Valle de Valdelucio (Burgos) el mismo día, el corte de la AP-6 en El Espinar (Segovia) y el embolsamiento durante unos 45 minutos de camiones en la provincia de Palencia.

En la actualidad sólo están en alerta las provincias de León, Palencia, Ávila, Salamanca y Zamora aunque mañana se desactivará la alerta, según ha anunciado Ruiz Medrano, quien se ha congratulado que no se ha producido "ninguna situación de peligro para la población".

Asimismo, el delegado del Gobierno ha explicado que el objetivo del Plan de Vialidad Invernal para 2012-13 es "informar con antelación suficiente de las incidencias y perturbaciones en el tráfico y trabajar para evitar la formación de placas de hielo" para lo que se trabaja en los 5.600 kilómetros de la red de carreteras que discurre por Castilla y León, dos mil de ellos correspondientes a autovías y autopistas y 3.600 a vía convencional.

En este sentido, Ramiro Ruiz Medrano ha explicado que hay situaciones "en la memoria", como las que se vivieron en 2008, que espera que no se repitan por lo que ha asegurado que "es mejor prevenir que tener que lamentar" en referencia a que se ha tenido que cortar la AP-66, la N-627 y la AP-6 para labores integrales de limpieza durante el primer episodio de nevadas.