Lentillas con cámara integrada: ¿Haremos fotos guiñando un ojo?

Ojo

Sony trabaja en un sistema de fotografía instalado directamente en una lente de contacto, como ha revelado la última patente registrada por la compañía.

Las lentes de contacto inteligentes introducen la cámara en el globo ocular que se controla directamente desde el ojo, según la presión que se ejerza con el párpado, y que elimina de esta forma los dispositivos móviles como intermediarios.

 

Esta cámara de tamaño minúsculo estaría situada por encima de la pupila, en el borde superior del iris, a un lado, como se aprecia en el boceto adjunto de la patente. 

 

 

La lente contaría con lentes, sensor de imagen, procesador, y funciones como apertura, zoom o estabilizador de imagen que evitarían que el movimiento del ojo emborronase las imágenes.

 

Las lentes incluirían, además, una mínima capacidad de almacenamiento, pero también conectividad inalámbrica para poder enviar las capturas directamente a la nube.

 

Compañías como Google, Samsung e incluso investigadores de diversas universidades han presentado ya sus proyectos sobre lentes de contacto inteligentes, que permiten trasladar al ojo funciones varias como la detección de azúcar en sangre, la realidad aumentada o el zoom.