Las víctimas de ETA, presentes en la Convención del PP

El Partido Popular tuvo en la mañana de este sábado un recuerdo para las cerca de 1.000 personas asesinadas a manos de terroristas.

La Convención anual del Partido Popular que está teniendo estos días en Valladolid no solo supone varias charlas, tertulias o mesas redondas en torno a números o políticas. Las víctimas del terrorismo también tuvieron su momento de memoria ante todas las cientos de personas que se encontraban en el salón plenario del auditorio Miguel Delibes este sábado por la mañana.

 

El recuerdo comenzó con unas palabras del vicesecretario general de Estudios y Programas del Partido Popular, Esteban González Pons.  “ETA está vencida, pero no acabada. Todos sabemos que la Ley Antiterrorista ha sido fundamental en este sentido, pero no podemos ceder”, comenzó.

 

“Hay quienes piensan que se puede negociar, sería un error cambiar la Ley por el amaño. Buscan que los terroristas consigan con la negociación lo que no consiguieron con bombas. El PP no lo va a permitir. El dolor de las victimas nunca desaparecerá, por eso nadie las borrara del corazón. España es una, todos juntos. Hay quien no se ha dado cuenta que ser español es de las mejores cosas que puede pasar”, concluyó González Pons.

 

Fue entonces el turno de Manuel Giménez, que subió al escenario para explicar cómo cambió su vida cuando ETA asesinó a su padre, del mismo nombre, cuando él solo era un niño. “Son más de 1.000 asesinados por terrorismo en nuestro país. Sin el apoyo de los familiares de estas víctimas sería imposible que hoy ETA languidezca, pero hay que seguir el pulso entre todos los partidos políticos. Eso es más importante que unas elecciones”.

 

Visiblemente emocionado, Manuel siguió con su discurso. “Una vía para ganar a ETA es la aplicación del estado de derecho, que nos ha permitido arrinconarles. No podemos relajarnos, porque siguen armados, como tampoco podemos olvidar el pasado, mirando siempre al futuro, haciendo un discurso racional y comprensible. Un lenguaje que entendemos todos”, esgrimió, antes de entrar a tratar la erradicación de la Doctrina Parot, que a liberado a decenas de etarras de las cárceles de toda España.

 

“Es un tema insufrible, impensable, pero cuando el Gobierno la acató, yo también lo hice. No porque esté de acuerdo, claro, sino porque cuando yo siga las leyes confío en que también se siga para cuando estos asesinos pidan amnistias inadmisibles”, siguió antes los aplausos de los presentes. “Se lo debemos a las víctimas, cobardemente asesinadas, que tenían su derecho a envejecer con sus familiares”.

 

La intervención concluyó con un vídeo en el que varios familiares de los víctimas de ETA explicaban también cómo cambió su vida con el asesinato de un ser querido, con el público una vez más entregado en un largo aplauso con el presidente Marino Rajoy y gran parte de su equipo de Gobierno presentes.