Las ventas del comercio minorista cayeron un 1,5% en la región, menos que la media española

El empleo aumentó un 0,2 por ciento en el mes de agosto
Las ventas del comercio al por menor bajaron un 1,5 por ciento en agosto en Castilla y León en relación al mismo mes de 2011, menos que en el resto del país, donde cayeron un 2,1 por ciento aunque moderando la caída interanual que habían experimentado en julio (-7 por ciento), según ha informado este jueves el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Se trata de uno de los menores descensos a nivel nacional tras Aragón (-0,9), Cataluña (-0,4), Extremadura (0,1), País Vasco (0,3) y La Rioja (0,6).

En lo que va de año, las ventas del comercio al por menor han caído un 4,9 por ciento en Castilla y León, también algo menos que el resto del país (-5,2 por ciento).

Sin contar las estaciones de servicio, las ventas del comercio minorista cayeron un 0,3 por ciento en agosto (-1,5 por ciento en España) y un 3,5 por ciento en lo que va de año (-4,7 por ciento en el resto del país).

Por su parte, el empleo experimentó un aumento del 0,2 por ciento en agosto en comparación con el mes anterior, cuando en España creció un 0,4 por ciento. Sin embargo, en términos interanuales el comercio minorista ha destruido empleo en Castilla y León (-1,3 por ciento, una décima más que en España).

Sin contar las estaciones de servicio la evolución del empleo fue un 0,1 por ciento positiva en Castilla y León en agosto (0,3 por ciento en España) aunque negativa en comparación con el mismo mes del año anterior (-1,2 por ciento, como en el resto del país).

Con el descenso de agosto a nivel nacional, el comercio minorista acumula ya 26 meses consecutivos de caída de sus ventas. En los ocho primeros meses de 2012, el sector ha reducido un 5,2 por ciento sus ventas en comparación con el mismo periodo de 2011.

Según los datos del organismo estadístico, las ventas de los productos alimenticios aumentaron un 0,2 por ciento en agosto, mientras que las de los no alimenticios bajaron un 3,5 por ciento.

Las ventas del comercio minorista, sin incluir las estaciones de servicio, retrocedieron en agosto un 1,5 por ciento, mientras que las ventas en estaciones de servicio bajaron un 5,2 por ciento en el octavo mes del año en tasa interanual.

Por modos de distribución, todos ellos recortaron sus ventas en agosto, salvo las grandes cadenas, que las elevaron un 0,2 por ciento. El mayor descenso de las ventas lo registraron las pequeñas cadenas (-4,5 por ciento), seguidas de las empresas unilocalizadas (-2,8 por ciento) y las grandes superficies, que redujeron su facturación un 1,2 por ciento.