Las ventas de cigarrillos caen un 14% hasta abril, frente al tabaco de liar, que sube un 46%

Un establecimiento de venta de tabaco.

El mercado de cigarrillos ha registrado unas ventas de 763,96 millones de cajetillas hasta abril, lo que supone un descenso del 14,1% respecto a un año antes, por las que se facturó 3.139,5 millones de euros, un 7% menos, según los últimos datos publicados por el Comisionado para el Mercado de Tabacos.

Frente a este retroceso, el tabaco de liar creció un 46,4% en volumen, hasta 2,30 millones de kilos, con un alza en valor del 67,7%, hasta 340,97 millones de euros, en un entorno de crisis económica marcado por el enfriamiento del consumo.

Los cuatro primeros meses del año estuvieron marcados por la tranquilidad en el sector tras los movimientos al alza por parte de las grandes tabaqueras después de que el Ministerio de Hacienda elevara el impuesto especial que grava el consumo de tabaco desde el 1 de enero de 2013 estableciendo un sistema de 'doble impuesto mínimo'.

Por su parte, la picadura de pipa cayó entre enero y abril un 70% en volumen, al tiempo que los puros elevaron las ventas un 14% en los cuatro primeros meses del año.

Al cierre de 2012, las ventas de cigarrillos se situaron en mínimos históricos, al comercializarse 2.671 millones de cajetillas, lo que supone una caída del 11% respecto al año anterior y el cuarto descenso anual consecutivo.

En los cuatro últimos años, coincidiendo con la crisis, el sector ha perdido terreno en el mercado, al pasar de 4.514 millones de cajetillas comercializadas en 2008 a 2.671 millones el pasado año. Se trata de la cifra más baja de ventas registrada desde 1989, año en el que este organismo inicia la serie estadística.

El retroceso de las ventas, más moderado que el registrado el pasado año (-16,7%), pero más acentuado que los de 2009 (-9,9%) y 2010 (-10,97%), se produce en un escenario de crisis marcado además por las modificaciones en los impuestos especiales que gravan el tabaco, la subida de precios y el alza del IVA.

A precios de venta al público en expendedurías, las cajetillas vendidas en 2012 alcanzaron un valor de 10.799 millones de euros, un 4,7% inferior a la facturación del año pasado, cuando retrocedió un 5,9%.