Las pruebas deportivas populares deberán tener el mismo seguro y cobertura sanitaria que las oficiales

La modificación de un decreto establece que en Castilla y León los organizadores de pruebas no competitivas estarán obligados a garantizar la misma asistencia sanitaria y cobertura del seguro deportivo obligatorio de las pruebas federadas.

El Consejo de Gobierno ha aprobado un proyecto de decreto por el que se modifica algunos aspectos del Decreto 51/2005 de 30 de junio sobre la actividad deportiva y que marca la obligación por parte de los organizadores de garantizar en lo que respecta a la asistencia sanitaria y protección a los participantes en ambos tipos de competiciones deportivas e idéntica cobertura de riesgos a la establecida en la regulación del seguro deportivo obligatorio. Una medida que puede tener que ver con los recientes casos de muertes súbitas y la proliferación de pruebas de carácter no competitivo, como las carreras populares, con una masiva participación y que requieren de condiciones de seguridad médica adecuadas.

 

La Junta de Castilla y León, dentro de sus competencias en materia deportiva, considera que deportista es toda persona que practica alguna actividad deportiva en cualquiera de sus modalidades, sea esta competitiva o no, forme parte de una asociación deportiva o no o participe en competiciones oficiales o no oficiales y por ello vela por la asistencia y protección de los deportistas procurando que tengan una adecuada atención sanitaria en el ejercicio de la actividad deportiva.

 

Se determina para los organizadores la obligación de garantizar, en lo que respecta a la asistencia sanitaria y protección a los participantes en las mismas, idéntica cobertura de accidente deportivo que los establecidos en la regulación del seguro deportivo obligatorio, como son las pérdidas anatómicas o funcionales, o el fallecimiento a favor de los participantes en competiciones deportivas.

 

En la actualidad, las condiciones de protección de los deportistas exigidas para la organización de competiciones deportivas, son muy diferentes dependiendo de su carácter oficial o no oficial, estando estas últimas mucho menos reguladas. Sin embargo, se entiende que los deportistas, con independencia del carácter de la competición deportiva en la que participen, deben contar con el mismo aseguramiento de las consecuencias de un accidente deportivo acontecido durante la competición.

 

Además, la Junta de Castilla y León es consciente de la importancia que representan  las competiciones deportivas oficiales, por lo que entiende la necesidad de protegerlas, reservando para ellas tanto la utilización de adjetivaciones que hagan referencia global a la Comunidad, como el uso del término ‘oficial’. Para ello, se ha definido el término ‘competición deportiva’, con la finalidad de diferenciarlo de otras manifestaciones deportivas no competitivas y paso previo necesario para identificar aquellas en las que procede aplicar los requisitos de protección de los participantes que aseguren una adecuada atención sanitaria en el ejercicio de la actividad deportiva. Una vez acotado el alcance del significado de esta expresión, se pasa a diferenciar el carácter oficial o no oficial de una competición deportiva.

 

Por último, se limita para las competiciones deportivas no oficiales la utilización de adjetivaciones que hagan referencia global a Castilla y León, ni que puedan inducir a error sobre su carácter no oficial.