Las organizaciones agrarias preocupadas con la sequía y el problema del agua en el campo

Una de las soluciones sería la modernización de los regadíos

Tres asociaciones agrarias solicitan la modernización del sistema de regadío en la comunidad de Castilla y León como una forma de mejorar los problemas de las sequías en nuestra región. Han realizado estas declaraciones ya que hoy se celebra el “Día Mundial del Agua”.

UPA y COAG

La “Alianza por la unidad del campo de Ávila”, formada por  UPA y COAG, apuesta por la modernización  de los regadíos ya que sería muy importante preservar un recurso público tan valioso como el agua, y lo necesario de realizar una gestión basada en el sentido común, en las buenas prácticas agronómicas, y en la eficiencia.

En un año complicado desde el punto de vista hidrológico, al tener un déficit muy importante de agua embalsada, resultaría imprescindible invertir en modernizar los regadíos, mejorando con ello los recursos hídricos en la agricultura; lo que hubiera supuesto un ahorro muy importante de agua para el riego. Ayudando a la vez a conseguir un desarrollo sostenible, mejorando la productividad agraria y económica, y por lo tanto al bienestar social.

Recuerdan que la sequía severa que padecemos desde hace meses y los niveles tan bajos de humedad están afectando a los cultivos, e incrementando el riesgo de incendios en una comunidad autónoma como la nuestra con un gran patrimonio natural y medioambiental.

Por este motivo, piden al Gobierno central y regional un plan especial con carácter urgente para que aborde la modernización de regadíos en la comunidad autónoma, y estas actuaciones tengan la consideración de bien de interés social.

ASAJA

Por su parte la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Ávila ha aprovechado para pedir la puesta en marcha de nuevas y modernas infraestructuras de regadío en la provincia, que mejoren la eficiencia y competitividad de las explotaciones.

En concreto, reclama que se estudie la viabilidad del riego por canal en la comarca de la Moraña, así como el incremento de las hectáreas de regadío en Ávila, dado que actualmente el coste del riego por sondeo dificulta la viabilidad de este tipo de explotaciones.

Asimismo, la organización profesional agraria solicita al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente una política hidráulica que impulse la puesta en marcha de este tipo de infraestructuras, que mejoran el rendimiento por hectárea y reducen el consumo de agua.

Además, exige activación de tarifas especiales de riego, tras su supresión en 2008, que eviten el abusivo coste del precio de la luz. La bajada del precio de la electricidad necesaria para activar el sistema de riego es imprescindible para permitir la viabilidad de las explotaciones.