Las obras en el antiguo Colegio de Huérfanos realizadas por la UCAV están fuera del convenio con la Diputación

En la antigua casa de los guardas se está construyendo una capilla-humilladero cuya finalidad excede de los límites educativos que marca la cesión

El grupo de Izquierda Unida de la Diputación Provincial denuncia la construcción de una capilla – humilladero que la Universidad Católica de Ávila está llevando a cabo en la antigua casa del guarda del Colegio de Huérfanos de Ferroviarios, un edificio parcialmente cedido “con fines educativos” desde la institución provincial a la universidad privada. Obras que para Izquierda Unida “exceden los límites de la cesión”, por lo que su portavoz, Santiago Jiménez, solicita que se den las explicaciones oportunas dado que “o se ha cambiado el convenio existente sin previo aviso, o esas obras deben detenerse y devolver el espacio a su estado original”.

Según detalla Santiago Jiménez la Diputación Provincial cedió en su momento el edificio del Colegio de Huérfanos de Ferroviarios a la Universidad Católica de Ávila con fines educativos. Un convenio referido al uso parcial del edificio pero no de los terrenos o instalaciones aledañas. Terrenos en los que se encontraba la antigua casa del guarda que, hasta estos momentos, se estaba utilizando como almacén. “Hasta donde Izquierda Unida tiene conocimiento el convenio para el uso del Colegio de Huérfanos de Ferroviarios por parte de la UCAV no se ha modificado y por lo tanto estas obras sobrepasan el fin educativo del convenio” señala ante una obra “eminentemente con fines religiosos y para nada universitarios”. Para el portavoz de IU en la Diputación Provincial “si estuviéramos ante unas obras para mejorar o ampliar la cobertura educativa podríamos admitirlas, pero no es el caso”.

Una situación a la que se añade el reciente cierre del acceso peatonal al recinto. “Un espacio que cabe recordar que no es de su único uso y disfrute, dado que la UCAV comparte dependencias con la UNED, Fundación Cultural Santa Teresa o Casa Rurales de Gredos, así como las propias instalaciones deportivas”, así como paso habitual para muchos abulenses que bajan hasta el río Adaja.