Las novatadas llegan un curso más a Salamanca

(Foto: Chema Díez)
Ver album

Cientos de estudiantes 'tomaron' las calles del centro de la capital y la Plaza Mayor de Salamanca para retomar las novatadas ante la atenta mirada del alcalde en minoría, Alfonso Fernández Mañueco.

Salamanca ha iniciado un curso universitario más, y con él las ya tradicionales novatadas que han vivido su primera tarde de la temporada. Cientos de jóvenes 'han tomado' las calles del centro de la capital y la Plaza Mayor ataviados con disfraces, botellas de alcohol y llenos de diferentes 'condimentos' con consignas y grits por parte de los veteranos que los novatos debían repetir voz en grito.

 

Los cientos de jóvenes, procedentes de diferentes colegios mayores o residencias, han llegado a la Plaza Mayor minutos después de las 19.00 horas, interrumpiendo el acto que había con motivo del Día Mundial de la lucha contra el Alzheimer y ante la atenta mirada del alcalde en minoría de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, y del concejal Dani Llanos, entre otros.

 

Fernández Mañueco coincidió con las novatadas (Fotos: Chema Díez)

 

Allí, los jóvenes han comenzado a gritar consignas y a bailar en mitad del ágora salmantina en una práctica que llevan muchos años realizando, pese a que existe una normativa muncipal sobre el uso de la Plaza Mayor.

 

"SIN REGULACIÓN"

 

Por otro lado, el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, no cree se puedan regular las novatadas en los campus de las universidades españolas y colegios mayores y aboga por buscar un equilibrio entre la "broma simpática" y los "disparates", como "alguna vez sucede".

  

En una entrevista con Europa Press, el titular de Educación indica que las novatadas "se han hecho siempre y forman parte de la tradición" y que esto está en el "buen sentido" de las universidades, colegios mayores y alumnos.

  

"Yo creo que es como todo en la vida: algunas novatadas son graciosas y divertidas, pero hay otras en las que se pasan y eso hay que evitarlo. Lo que no creo es que esto se pueda regular", sostiene el ministro, para añadir que "es una cosa de sentido común".