Las mujeres delgadas tienen mayor riesgo de desarrollar endometriosis que las obesas

Las mujeres con cuerpo delgado tienen mayor riesgo de desarrollar endometriosis que las que sufren de obesidad mórbida, según concluye un estudio publicado en la edición digital de este miércoles de la revista 'Human Reprodution'.

 


MADRID, 15 (EUROPA PRESS)



La investigación detectó que las posibilidades de endometriosis fueron un 39 por ciento menores en las mujeres con obesidad mórbida, aquellas con un índice de masa corporal (IMC) superior a 40 kg/m2 en comparación con las mujeres con un IMC en el rango entre bajo y normal (18,5 a 22,4 kg/m2), y un 41 por ciento menos de riesgo en las que eran obesas a los 18 años.

La asociación fue más fuerte en el grupo de mujeres que eran estériles (quienes trataron de quedarse embarazadas durante más de un año): se observó una tasa significativamente menor de endometriosis (62 por ciento) entre las actualmente obesas mórbidas en comparación con las de un bajo índice de masa corporal o normal, mientras que fue 77 por ciento menor entre las mujeres con obesidad mórbida a los 18 años en comparación con las de bajo índice de masa corporal normal a los 18.

Los autores del estudio subrayan que, aunque sus hallazgos establecen una evidencia firme de una relación entre la endometriosis y el índice de masa corporal, no muestran que el bajo índice de masa corporal cause la endometriosis. "Es importante señalar que a pesar de la fuerza de la evidencia que subyace a la relación entre el peso corporal y la endometriosis, inferencias sobre la causalidad o el proceso fisiopatológico de estas relaciones no se pueden hacer", escriben en su artículo.

Los mecanismos que podrían ser responsables de la relación entre el IMC y el riesgo de endometriosis no están claros, pero los investigadores apuntan a la posibilidad de que el IMC a una edad temprana puede tener una influencia en la salud en la edad adulta, especialmente en lo que se sabe que tiene un efecto en otras enfermedades, y también que el síndrome de ovario poliquístico (SOP) es más común entre las mujeres obesas y el efecto que tiene sobre la menstruación y las hormonas podría desempeñar un papel en reducir o ralentizar el crecimiento de las lesiones del endometrio.

El primer autor del estudio, la profesora Divya Shah, de la Universidad de Iowa, en Estados Unidos, explica: "Mantener un peso corporal saludable (un IMC entre 20 y 24,9 kg/m2) durante la infancia, la adolescencia y la edad adulta se asocia con una gran variedad de beneficios para la salud conocidos. El estudio no sugiere que las mujeres con obesidad mórbida son, de alguna manera, más sanas que las delgadas y que es la razón de su menor riesgo de endometriosis. Es más probable que los factores relacionados con la infertilidad, que es más común entre los muy obesos, están vinculados a la reducción del riesgo de endometriosis".

"Nuestro hallazgo de que las mujeres delgadas tienen mayor riesgo es una información útil para los médicos al hacer un diagnóstico. También significa que la investigación futura se centrará en estas mujeres para descubrir las causas, por lo que podemos diseñar tratamientos que podrían ayudar a prevenir el desarrollo de la condición", agrega esta autora del estudio, cuyos hallazgos provienen del Estudio de Salud de las Enfermeras II (NHS II), que ha siguió a 116.430 enfermeras de Estados Unidos desde septiembre de 1989.

El autor principal del estudio, profesor asociado, Stacey Missmer (SCD), de la Escuela de Medicina de Harvard, en Boston, Estados Unidos, dijo: "El análisis de los primeros diez años de datos del NHS II reveló una relación inversa entre la endometriosis y el IMC a los 18 años entre todas las mujeres, y, en un subgrupo de mujeres estériles, una relación inversa entre la endometriosis y el IMC actual. La disponibilidad de otros diez años de datos del NHS II proporcionó 2.986 nuevos casos de endometriosis y permitió trazar las mujeres que fueron diagnosticadas con endometriosis después de 25 años de edad a través de la mayor parte de su vida reproductiva".

Según este investigador, este estudio confirma que las mujeres con un IMC bajo, tanto actualmente como a los 18 años, tienen un mayor riesgo de desarrollar endometriosis, una asociación que se mantiene fuerte en las mujeres infértiles pero que está presente en todas las mujeres, independientemente de estado de fertilidad. "Creemos que este gran estudio prospectivo proporciona pruebas concluyentes de la relación inversa entre la endometriosis y el IMC", concluye.

La endometriosis se estima que afecta a aproximadamente a una de cada diez mujeres en edad reproductiva. Como un diagnóstico de la endometriosis sólo puede ser confirmado por laparoscopia, es difícil, si no imposible, establecer el punto preciso en el que aparece la endometriosis. Un estudio reciente de mujeres en 16 centros de diez países mostró que la edad promedio en que las mujeres presentan síntomas de endometriosis es los 26, pero la mayoría experimenta un retraso de seis o siete años entre el inicio de los síntomas y un diagnóstico definitivo.