Las muertes en la carretera aumentan en una decena en los dos primeros meses del año

Imagen del accidente provocado por un choque frontal.

Un total de 176 personas han fallecido en los dos primeros meses del año, lo que supone diez más que lo registrado en el mismo periodo del año anterior, según la Dirección General de Tráfico.

En cuanto al mes de febrero, se han contabilizado hasta el día 28, 86 víctimas, ocho más que hasta la misma fecha de 2015. Esta subida se suma a la también registrada en el mes de enero, de 88 el año pasado a los 90 de este.

Para las asociaciones de víctimas de accidentes de tráfico y automovilistas, esta situación es consecuencia del "letargo" en el que se encuentra la actividad de la Dirección General de Tráfico (DGT) y la falta de prioridad política con la que se trata a la seguridad vial.

Así, el portavoz del RACE, Antonio Lucas, ha señalado que la forma de "atacar este problema es volver a las iniciativas tomadas hace años, concienciando a la gente" en seguridad vial y de los peligros de la conducción. A su juicio, se está "perdiendo poco a poco lo que se ganó porque la seguridad vial ya no es una prioridad política".

Lucas ha explicado que desde RACE han hecho llegar propuestas a todos los partidos políticos. "La respuesta de todos, que en eso sí que se ponen de acuerdo, es que la seguridad vial no es algo prioritario", ha insistido. A su juicio, las cifras registradas desde el año pasado avalan sus propuestas y señalan que el problema "existe y no es pasajero", sino que, en su opinión, "se va a volver a incrementar en los próximos meses".

Además, se ha mostrado preocupado por "la edad media de los vehículos y sobre todo del mantenimiento" que realizan de estos los españoles. Un estudio elaborado por el RACE ha determinado que 7 de cada 10 conductores ha dejando de mantener el coche por economía, y, sobre todo, en relación a los neumáticos. "Eso unido a un mayor número de desplazamientos y una peor inversión en carreteras mantendrá la tendencia al alza de siniestralidad", ha denunciado Lucas.

Desde Automovilistas Europeos Asociados (AEA), su presidente Mario Arnaldo también ha apuntado que el estado de las infraestructuras "sigue teniendo una incidencia notable en la siniestralidad" y también destaca como "alarmante" la situación del parque automóvil español que "sigue siendo viejo". "Es significativo que, a pesar de que está habiendo un aumento de la circulación, las infraestructuras no están en condiciones para soportarlo", ha denunciado. A su juicio, no tiene por qué cumplirse la ecuación "a más coches más accidentes, si se tiene un estado de carreteras y coches adecuado".

Del mismo modo, ha destacado que la mitad de las comunidades autónomas españolas tienen un incremento significativo de la siniestralidad en el mes de febrero, con especial preocupación en la Comunidad Valenciana, Asturias y Andalucía.

UNA DGT QUE VIVE "DE ANTERIORES LEGISLATURAS"

Además, la Asociación Estatal de Víctimas de Accidentes (DIA) ha denunciado que "ésta dramática situación no está siendo abordada por el Gobierno y la DGT" que, a su juicio "vive de las políticas de anteriores legislaturas". Su presidente, Francisco Canes ha señalado que "lejos de aunar esfuerzos y perspectivas para frenar esta sangría", el Gobierno "no tiene una línea de trabajo clara y no cuenta con los colectivos que estamos implicados en la lucha contra la siniestralidad".

En su opinión, "hay un exceso de medidas punitivas, que sólo consiguen alentar la cultura del miedo, cuando lo necesario es potenciar conductas de conducción responsable desde la concienciación y la formación de la ciudadanía en materia de Seguridad Vial".

También Ana Novella, de Stop Accidentes, ha mostrado su preocupación por unas cifras que muestran la muerte de más de una persona por día y que sitúan al año 2016 en la línea de años anteriores. "No se puede bajar la guardia aunque sea un Gobierno en funciones, no podemos dejar que se siga matando gente en las carreteras", ha concluido.

ACCIÓN EN LAS VÍAS SECUNDARIAS

Por su parte, el asesor de PONS Seguridad Vial, Ramón Ledesma, ha calificado la situación actual de la siniestralidad como "una tarifa plana" que se prolonga desde 2013. Sin embargo, a su juicio no es "problema de Estado" porque no existe un problema de seguridad vial.

Así, ha explicado que el problema existe cuando hay 100 fallecidos por millón de habitantes, mientras que en España esta cifra es de 34 fallecidos por millón de habitantes. De este modo, resalta que el país es el quinto mejor del mundo en siniestralidad. Para Ledesma la situación actual es que España se mueve en unas cota "difíciles de bajar".

Como posibles soluciones, el asesor explica que hay que actuar en las vías secundarias, en donde se producen el 82 por ciento de fallecidos, con una estretegia integral, con unos objetivos y acciones ambiciosas, de cara a, por ejemplo, que en 2020 se haya reducido en un 25 por ciento la siniestralidad en estas vías. Una auditoría de las infraestructuras, reducción velocidad y un cambio normativo del permiso puntos para llamar atención en estas vías, son algunas de sus propuestas.

Del mismo modo, señala la necesidad de actuar en las ciudades, en donde los coches coexisten cada vez más con ciclistas y peatones. En este sentido, aboga por establecer reglas especiales: mantener la situación en las vías principales de la ciudad, pero en las calles barrio, reducir la velocidad y que los pasos de peatones en las calles de un solo carril sean un paso a nivel, además de recuperar el espacio para el peatón con un ensanchamiento de las aceras.

Finalmente, Ledesma pide una mayor atención a las dos ruedas. Así, apunta a la necesidad de un nuevo plan estratégico donde participen todos usuarios, así como la reducción en la tributación en medidas de seguridad para estos vehículos.