Las matemáticas se salvan; el latín, solo a medias

El debate para mantener estas dos asignaturas y su importancia en las dos líneas en que se divide el Bachillerato ha protagonizado el final del debate de la LOMCE.

Finalmente, tras el intercambio de varios textos, todos los grupos han acordado una enmienda nueva para que Matemáticas figure como asignatura obligatoria en el Bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales, ya que esta asignatura dejó de ser obligatoria durante el trámite en el Congreso, como consecuencia una enmienda del PP que unificó los bachilleratos de Humanidades y Ciencias Sociales.

 

Los 'populares' han tratado de subsanar su error en el Senado, pero no lo han logrado hasta este jueves por la mañana en el debate de enmiendas en el Pleno, atendiendo a las demandas de sociedades de matemáticos y economistas, que alertaron de que esta materia quedaba relegada en el currículo frente al Latín, que se mantenía como obligatoria.

 

De esta forma, el proyecto establece dos itinerarios, uno para Humanidades y otro para Ciencias Sociales, y, en este último se incluye como obligatoria las Matemáticas aplicadas a esta rama de conocimiento. Así los estudiantes que quieran continuar sus estudios en carreras universitarias como Económicas, Empresariales o Magisterio deberán cursar esta asignatura.

 

El Latín ya no es una asignatura obligatoria para los alumnos que elijan el itinerario de Ciencias Sociales, tal y como establecía el texto original en la descripción de las asignaturas del bachillerato unificado. El Latín se queda sólo como obligatoria en el itinerario de Humanidades.

 

CALENDARIO DE IMPLANTACIÓN

Entre las nuevas incorporaciones, destaca la enmienda del PP de ampliar el calendario de aplicación de la LOMCE a tres años en lugar de los dos que planteaba el proyecto del Gobierno. Con ello los 'populares', con el visto bueno del Ministerio de Educación, han atendido a las peticiones de las comunidades autónomas que solicitaban dilatar el calendario de aplicación.

 

Los conciertos a centros de educación diferenciada por sexo han salido reforzados tras el trámite del Senado, con la incorporación de dos enmiendas de UPN. Así, se va a resarcir a los colegios a los que se les denegó la subvención autonómica en 2013, de manera que puedan volver a solicitarla para el curso que viene, y se establece que los centros con este modelo de enseñanza no tienen que justificar su proyecto educativo.