Las Mareas Naranja y Blanca se concentrarán ante el Edificio Pignatelli de Zaragoza por la visita de la ministra Mato

Las plataformas Marea Naranja y Marea Blanca, de trabajadores sociales y de usuarios y empleados de la sanidad, respectivamente, se van a concentrar este miércoles, 21 de noviembre, a las 16.00 horas, ante el Edificio Pignatelli de Zaragoza, sede del Gobierno de Aragón, con motivo de la visita de la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, a la capital aragonesa para clausurar el Año Europeo del Envejecimiento Activo y Solidaridad Intergeneracional 2012.
ZARAGOZA, 20 (EUROPA PRESS)

Las plataformas Marea Naranja y Marea Blanca, de trabajadores sociales y de usuarios y empleados de la sanidad, respectivamente, se van a concentrar este miércoles, 21 de noviembre, a las 16.00 horas, ante el Edificio Pignatelli de Zaragoza, sede del Gobierno de Aragón, con motivo de la visita de la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, a la capital aragonesa para clausurar el Año Europeo del Envejecimiento Activo y Solidaridad Intergeneracional 2012.

Esta movilización tendrá lugar después de la "falta de respuesta" de la ministra a la solicitud de ambas plataformas de entregarle personalmente el Informe sobre la situación social en Aragón 2012, elaborado recientemente y presentado por Marea Naranja, han apuntado ambas plataformas en un comunicado.

A su entender, la ministra "evidencia" así "su desinterés por los problemas y las graves dificultades que afectan a decenas de miles de familias aragonesas y, en particular, a miles de personas mayores que están pasando calamidades y carencias extremas, al tiempo que se les recortan las atenciones y servicios sociales y sanitarios más básicos".

Para estos colectivos, "resulta sarcástico que venga a celebrar y animar desde las instituciones a que envejezcan activamente", para recalcar que la situación social en Aragón "puede considerarse de auténtica emergencia por el número de personas y familias afectadas, por la gravedad de las situaciones de pobreza, por los riesgos de exclusión social y por las tendencias negativas de todo ello, a lo que se añade el desmontaje del sistema de Servicios Sociales y de la Sanidad".

La crisis actual, "provocada por la avaricia del sistema financiero capitalista, nos está empobreciendo a todos y todas y está sirviendo como excusa al Gobierno de España y al de Aragón para recortar el gasto social, echando por tierra las conquistas que en materia de educación, sanidad, protección social y servicios sociales hemos ido construyendo desde la Constitución de 1978" y "nadie está a salvo", han argumentado.

MAYOR EMPOBRECIMIENTO

Las Mareas Naranja y Blanca han sostenido que el Gobierno central y el de Aragón en lugar de apoyar a las familias y a los mayores, "les empobrece más y más haciéndoles pagar parte de los medicamentos y la totalidad de otros; retirando o reduciendo los escasos recursos de ayudas por hijo; disminuyendo las becas de comedor escolar y las plazas en educación infantil, y obligando en muchos casos a sus abuelos a hacerse cargo de sus nietos, tanto en su cuidado como económicamente".

Además, "castigan" a las rentas más bajas, con especial afectación "a quienes sobreviven con una menguada pensión", con la subida del IVA de los productos de mayor necesidad, poniendo a muchas familias "en una situación límite".

En el Año Europeo del Envejecimiento Activo, una de cada cuatro personas mayores se encuentra por debajo del umbral de la pobreza en Aragón, el 25,3 por ciento, casi tres puntos por encima de la media estatal, del 22,5 por ciento, han añadido ambas Mareas.

Asimismo, cuatro de cada diez personas mayores en Aragón tienen que ayudar económicamente a algún familiar, casi siempre hijos, de forma que las personas mayores están constituyendo para muchas personas "la última red de protección cuando falla el empleo o las prestaciones públicas".

Sin embargo, las recientes medidas del Gobierno "perjudican especialmente las economías de las personas mayores", por lo que "es posible que en Aragón esta red de apoyo familiar esté al límite de su capacidad para sostener por más tiempo los cada vez más acusados efectos de la crisis".