Las Inspecciones Técnicas de Construcción dejaron una inversión de casi un millón y medio de euros en el periodo 2011-2013

Los informes emitidos por las Inspecciones Técnicas de la Construcción dejaron una inversión en obras de mejora y adaptación de casi un millón y medio de euros en el periodo 2011-2013, según ha indicado este viernes el teniente de alcalde de Urbanismo del Ayuntamiento de Ávila, Alberto Plaza

A día de hoy ya se han presentado 2.135 inspecciones, el 73% de los inmuebles que estaban obligados a realizarlas de un total de 2.927, mientras que aquellos propietarios que aun estan pendientes de presentarla tendrán para hacerlo hasta finales del próximo mes de enero.

 

De las inspecciones presentadas, el 80,28% han reflejado un resultado favorable, lo que ha llevado a Alberto Plaza a manifestar que "la ciudad tiene un parque de viviendas positivo", mientras que las restantes, el 19,72%, ha obtenido un resultado desfavorable y por lo tanto la obligación de realizar algún tipo de obra de mantenimiento o mejora.

 

El responsable municipal de Urbanismo ha explicado que un 29% de las licencias de obra mayor emitidas por el Ayuntamiento durante 2012 han sido fruto de las ITCs, cifra que en 2013 ha ascendido al 52,20%. Para Alberto Plaza, estas cifras reflejan "una relación directa entre las inspecciones, la necesidad de hacer obra y el cumplimiento de los particulares con esta obligación".

 

Durante el periodo 2011-2013 los propietarios particulares invirtieron un total de 1.463.158 euros en estas reformas, de los cuales 837.847 fueron destinados a obra mayor y 625.310 a obra menor. Plaza ha recordado que las licencias de construcción concedidas a raiz de las ITCs están bonificadas en un 95% en el Impuesto de Construcción, "por lo que el Ayuntamiento nunca ha tenido un afán recaudatorio con este programa".

 

Las obras llevadas a cabo como consecuencia de las inspecciones desfavorables, según han indicado, han sido fundamentalmente de refuerzo y sustitución puntual de elementos estructurales, reparación de cubiertas, fachadas, canalones y bajantes o eliminación de humedades, mientras que en los barrios anexionados los trabajos se han centrado en pequeñas construcciones casi en ruina.

 

El también alcalde en funciones ha señalado que la iniciativa ha tenido una buena acogida entre los ciudadanos abulenses ya que "mejora el aspecto de la ciudad y por tanto es de interés general", por lo que ha trasladado su agradecimiento a aquellos que ya han realizado la Inspección Técnica de Construcción a la vez que ha recordado la obligatoriedad del cumplimiento a los que aun no lo han hecho.

 

El próximo paro que dará el Ayuntamiento de Ávila en este sentido será, según ha explicado Alberto Plaza, la adaptación de la ordenanza al Reglamento de Urbanismo de Castilla y León, que se llevará a cabo en el último trimestre del año.