Las facultades de Medicina regularán el número de alumnos que entran con una prueba de acceso

Harán también una prueba común para evaluar a los alumnos que terminan la carrera. 

La descompensación entre el número de alumnos de primer año de la titulación de Medicina y el número de plazas MIR es un "problema" que los decanos de las facultades de Medicina pretenden resolver con una prueba de acceso común y homologada. Este tema centra la conferencia que reúne esta semana en Santiago a representantes de facultades de esta materia.

  

"Éste es el tema estrella de la conferencia", ha expuesto, en rueda de prensa, el decano y profesor de la Universidad de Valladolid, Ricardo Rigual.

  

Además, el decano y profesor de la Facultad de Medicina de la USC, Juan Gestal, y Ricardo Rigual han explicado los objetivos de esta Conferencia de Decanos, entre los que destaca la regulación del 'Numerus Clausus'.

  

"Se trata de hacer una prueba común de conocimientos y valores homologada en todas las facultades de Medicina españolas", ha señalado Rigual. La propuesta todavía está empezando, pero pretenden que en 2017 ya esté "consolidada e implantada".

  

Las plazas MIR convocadas han disminuido en las dos últimas convocatorias un 10 por ciento y las de las facultades apenas un uno por ciento, hecho que, según advierten, se convierte "en un problema para los estudiantes recién graduados", ya que muchos de ellos no pueden tener un puesto.

  

"El número de alumnos debe ajustarse a la capacidad de formación que tiene el sistema. El número de plazas tiene que coincidir con las del MIR, si no estaríamos utilizando mal los recursos públicos", ha remarcado Gestal. El decano compostelano ha explicado que esta prueba tratará de "evaluar conocimientos y competencias de los alumnos".

  

Paralelamente con la prueba de selección, han hablado del exceso de plazas que ofertan las facultades. En concreto, la de Santiago ofrece actualmente 350. "Se irían reduciendo poco a poco. 300 sería el número ideal, pero lo dejo en manos de las administraciones públicas, tanto de Sanidad como de Educación", ha matizado Gestal.

 

RENOVACIÓN DEL PROFESORADO CLÍNICO

  

"El profesorado clínico en Santiago que explica todas las especialidades de medicina interna con plazas vinculadas a la vuelta de tres o cuatro años va a quedarse en dos profesores. Una situación crítica y angustiosa", ha advertido Gestal y ha añadido que "es necesario renovar esas plazas".

  

"La universidad española tiene un problema por el envejecimiento de sus plantillas, pero en Medicina todavía es más acusado y aun más en las áreas clínicas", ha dicho el decano de Medicina de Valladolid.

  

Además del envejecimiento de la plantilla, han apuntado una "escasez" de profesores vinculados debido a las dificultades para su renovación. De este modo, Rigual ha puesto como ejemplo la facultad de Santiago, en la que, según él, "la falta de atractivo de las plazas de profesores vinculados se le añade el envejecimiento de la plantilla".

  

Ha explicado que estas plazas no son atractivas porque tanto la universidad como la institución sanitaria no reconocen la labor de estos profesores y el acceso a las mismas "es difícil". "Hace falta una acreditación que no es sencilla", ha abundado.

  

Ambos decanos han puesto como uno de los objetivos de esta conferencia "conseguir un reconocimiento y que las pruebas de acreditación tengan en cuenta la labor asistencial que prestan". "No queremos que la acreditasción sea más fácil, sino razonable. Queremos que se reconozca su labor diaria", ha puntualizado el decano de Medicina de Santiago.

 

UNA PRUEBA FINAL COMÚN

  

La ECOE (Evaluación Clínica Objetiva Estructurada) es una prueba que la Conferencia de Decanos de Medicina ha decidido realizar a los estudiantes de sexto curso, homologada y común a todas ellas.

  

Gestal ha explicado que la ECOE representa una prueba en la que se somete al estudiante a una situación clínica predeterminada cuyo objetivo es "ver la capacidad diagnóstica, analítica, de interpretación, de comunicación y de relación médico-paciente".

  

La ECOE se lleva realizando en Santiago desde hace unos cuantos años en el Hospital Clínico y consiste en veinte pruebas llamadas 'estaciones'. La Conferencia de Decanos va a estudiar cómo se deben estructurar estas estaciones.

  

"Lo que se trata es de valorar no solamente conocimientos, sino también el ejercicio de las competencias que tratamos que tengan los estudiantes al finalizar el grado", ha matizado Rigual.

  

Un examen que Rigual ha calificado como "medida de calidad y solidaria por parte de aquellas facultades que estaban más aventajadas con respecto a las que estaban más atrasadas en cuanto a metodología de evaluación" y para cuya elaboración ya se ha creado una comisión.