Las entidades se pueden replantear las fusiones en marcha tras las necesidades de capital

La voluntad de las autoridades no es provocar operaciones corporativas entre entidades financieras en una situación de vulnerabilidad
Las entidades inmersas en procesos de integración evaluarán si desean seguir adelante con sus planes después de las necesidades de capital desveladas por el informe de Oliver Wyman, según han precisado el Banco de España y el Ministerio de Economía.

"Las entidades deben reflexionar sobre si (el informe) afecta a su naturaleza y calendario", dijo el subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy, que no aludió expresamente a las fusiones de Ibercaja, Liberbank y Caja3, y de Unicaja y Ceiss (Caja Duero y Caja España) y al proyecto de integración de Popular y Banco Mare Nostrum (BMN).

En la rueda de prensa para presentar las necesidades de capital de la banca española entidad por entidad, Restoy sostuvo que "las entidades han dicho claramente que están interesadas en seguir adelante con las fusiones", pero matizó que las cifras identificadas "pueden alterar los términos de la operación corporativa".

En cualquier caso, Restoy dejó claro que la voluntad de las autoridades no es provocar operaciones corporativas entre entidades financieras en una situación de vulnerabilidad. "Dos débiles no hacen una fuerte, es un error en el que no tenemos intención de caer", sostuvo.

Los responsables explicaron que, al margen de las nacionalizadas por el Estado (Bankia, Novacaixagalicia, Catalunya Caixa y Banco de Valencia), se desconoce qué entidades requerirán apoyo público, ya que éste no será equivalente al déficit de capital detectado en el escenario más adverso.

Si Libercaja, BMN y Popular registran necesidades superiores al 2% de sus activos ponderados por riesgo (APR) recibirán una inyección preventiva de bonos contingentes convertibles, los denominados 'cocos' en argot financiero, antes del 30 de diciembre, y si no logran reponer el capital por vía privada antes del 30 de junio, éstos se transformarán en apoyo público.

Restoy especificó que estas entidades con déficit de capital: Libercaja (2.108 millones), BMN (2.208 millones) y Popular (3.223 millones), deberán presentar un plan de recapitalización en octubre con instrumentos para incrementar su solvencia que será determinante para establecer si las necesidades de capital superan el 2% de los APR.

BANCO MALO
Por otro lado, Restoy apuntó que la transferencia de activos al 'banco malo' es uno de los instrumentos de los que se podrán servir las entidades nacionalizadas para reducir sus necesidades de capital.

El precio de transferencia de los activos dañados del 'ladrillo' a la sociedad de gestión de activos será "conservador" pero "aproximado al valor de mercado", dijo por su parte el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre.

"Vamos a intentar que la transferencia a la sociedad de gestión genere perspectivas de rentabilidad para las compañías que adquieran los mismos", agregó.