Las empresas "más listas" dirigen en momentos de crisis sus esfuerzos a formar líderes

Curso de verano de la UNED ‘Coaching para dirigir equipos: curso práctico’ en El Barco de Ávila

La formación de líderes, en este sentido, ha sido el objetivo en el que se ha centrado el curso de verano de la UNED ‘Coaching para dirigir equipos: curso práctico’, que se ha desarrollado en el Espacio Cultural de la Fundación Caja de Ávila en El Barco de Ávila.

 En momentos de crisis, en los que los recursos económicos escasean, las industrias “más punteras” y “más listas” se dedican a formar a su personal como líderes, con el objetivo de liderar equipos que fomenten el máximo rendimiento y, con él, aumentar los beneficios.

 

Codirigido por el profesor de Psicología de la UNED Andrés López de la Llave, el curso ha buscado presentar experiencias y proponer herramientas para que los participantes desarrollen las habilidades que todas las personas tienen para relacionarse, pero encaminadas a dirigir equipos con la finalidad de “buscar el rendimiento”.

 

“La finalidad de dirigir equipos no es que las personas lo pasen bien, sino que un líder busque un rendimiento en el contexto en el que trabaje, bien sea en el ámbito educativo, empresarial, deportivo, etc.”, ha señalado López de la Llave.

 

Y ello porque, independientemente del contexto económico o del ámbito en el que trabaje un equipo, las empresas “tienen la finalidad de ganar dinero, con crisis y sin ella”, de modo que lo que buscan de sus líderes es que la empresa funcione.

 

Sin embargo, las empresas “más listas” no tienen la mirada puesta sólo en el ahora sino que miran “más lejos”, de modo que, en momentos de crisis, en los que hay pocos recursos económicos y se puede manejar, las industrias más punteras “cogen carrerilla y toman posiciones”.

 

Es más, según López de la Calle, la crisis “no ha cambiado el estilo de liderazgo”, sino “la idea de que hay que formar líderes no para ahora sino para después, para cuando la situación sea ventajosa y ese conocimiento adquirido ya se pueda aprovechar”.

 

En este sentido, “sí se puede pensar que hay más interés en formar líderes y en desarrollar capacidades de líderes para estar preparados” para cuando la crisis económica finalice y “no esperar a que ya no haya crisis para formar a las personas, porque se habrán perdido la salida”.

 

Así, en los últimos años, se ha desarrollado una “amplia y variada oferta” de cursos de liderazgo, ‘coaching’ y formación, pero porque “se están tomando posiciones, es una parrilla de salida y estamos en las vueltas de calentamiento, aunque no haya comenzado la carrera”, ha explicado.

 

Según López de la Llave, la globalización ha provocado, además, que en este tipo de “entrenamientos”, los países estén “igualados” en lo que a desarrollo de competencias de liderazgo se refiere. Desde el punto de vista organizacional, “cada vez hay menos diferencias y hay suficiente información para saber lo que funciona y lo que no en cualquier sitio del mundo”, de modo que España, en este aspecto, se encontraría en el mismo nivel de desarrollo de competencias de liderazgo que los demás países de la Unión Europea, por ejemplo.

 

No obstante, hay dos corrientes en ‘coaching’: por un lado, una corriente “sistemática, empírica”, basada sobre conocimientos científicos, sobre todo de la Psicología, que se ocupa del comportamiento, y otra que se basa sobre la buena voluntad de las personas.

 

Al respecto, López de la Calle ha destacado que “es bueno” que las dos se conjuguen, porque “se potencian y hay más interés por el tema”.