Las emisiones medias de los coches vendidos en Castilla y León caen un tres por ciento en 2014

Las emisiones medias de los coches vendidos en Castilla y León cayeron un tres por ciento en 2014 respecto al ejercicio anterior, y se situaron en los 118 gramos de CO2 por kilómetro recorrido, según cifras de la consultora MSI para la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción.

En 2014, el 70 por ciento de los coches que se vendieron en la Comunidad emitía menos de 120 gramos de CO2 por kilómetro recorrido, lo que sumaba un total de 19.840 unidades, lo que supuso un crecimiento del 32 por ciento en las matriculaciones respecto al año anterior.

Por provincias, la caída de las emisiones medias fue del 4,07 por ciento en Ávila, 3,97 en Burgos, 1,64 en León, 2,5 en Palencia, 4,13 en Salamanca, 4,92 en Segovia, 4,07 en Soria y 3,31 en Valladolid y Zamora.

Según Faconauto esto quiere decir que "una abrumadora mayoría de turismos ya no pagan impuesto de matriculación en nuestro país". La patronal de los concesionarios ha explicado que este dato confirma que el cambio que ha sufrido el mercado español de la automoción desde que se inició la crisis es ya estructural, ya que las familias optan mayoritariamente por adquirir coches eficientes respecto al consumo de combustible y que, en consecuencia, suelen ser modelos pequeños y menos contaminantes.

Este descenso en las emisiones medias se ha visto intensificado en los últimos años, coincidiendo con la puesta en marcha del PIVE, que ha incentivado la adquisición de modelos que emiten menos de 120 gramos de CO2 por kilómetro, lo que ha hecho descender aún más la media al final 2014.

En 2007, justo antes del inicio de la crisis de ventas, este parámetro se situaba en los 158 gramos de CO2 por kilómetro recorrido en España, 40 puntos más que al cierre de 2014. A este cambio en el modo de comprar coches hay que sumar también el esfuerzo tecnológico que están haciendo las marcas fabricantes para reducir el nivel de emisiones.

El Parlamento Europeo aprobó el año pasado una nueva ley para seguir reduciendo las emisiones de CO2 de los vehículos en el futuro. El límite en 2015 para los coches nuevos ya estará obligatoriamente en 130 gramos, y para 2020 deberá reducirse aún más, hasta los 95 gramos por kilómetro recorrido.