Las dos concejalas del PP en Madrid con escaño en el Congreso optan por el sueldo municipal, muy superior al de diputada

Pleno de Cibeles
Las dos concejalas del Ayuntamiento de Madrid que son diputadas en el Congreso han renunciado al sueldo de la Cámara para quedarse con el del consistorio, que es entre 15.000 y 30.000 euros superior al que les correspondería por su labor en el Parlamento.
MADRID, 12 (EUROPA PRESS)



La Comisión del Estatuto del Diputado ha dado este miércoles vía libre a las compatibilidades declaradas por un total de 16 parlamentarios nuevos o que han cambiado su situación, entre ellas la de Carmen Rodríguez Flores, que ha comunicado a la Cámara su decisión de cobrar el Ayuntamiento de Madrid, según consta en el informe al que ha tenido acceso Europa Press.

Rodríguez Flores, que sustituyó en el Congreso al fallecido Roberto Soravilla, es concejala-presidenta del Ayuntamiento de la capital por el distrito de Arganzuela, un cargo por el que percibe 85.232 euros, según la tabla de retribuciones que el consistorio capitalino tiene en su página web.

De haberse quedado con su sueldo de parlamentaria, Rodríguez Flores, que es diputada de base y, por tanto, no tiene derecho a ningún complemento, hubiera percibido aproximadamente 56.000 euros al año por su retribución mensual y la indemnización por los gastos que genera su actividad que se asigna a los diputados por Madrid, inferior a los del resto de circunscripciones.

AÚN SIENDO VICEPRESIDENTA DE COMISIÓN

Lo mismo que Rodríguez Flores hizo en su momento su compañera de corporación Eva Durán, que fue elegida diputada en las últimas elecciones generales. Durán también es concejala presidenta de distrito, en su caso de Puente de Vallecas, con lo que recibe el mismo sueldo municipal que Rodríguez Flores.

Sin embargo, a diferencia de aquella, Duran no es diputada de base, sino que ocupa la Vicepresidencia Primera de la Comisión de Empleo y Seguridad Social, puesto por le que le corresponde un complemento de 1.046 euros para gastos de representación.

Es decir, de haberse quedado con el sueldo de diputada sumaría unos 70.000 euros al año, cifra unos 15.000 euros inferior a los 85.200 euros que cobran los concejales presidentes de distrito en la capital.

TERTULIAS SIN COBRAR

Por otra parte, la Comisión del Estatuto del Diputado también ha autorizado la compatibilidad a la última diputada que ha llegado al Congreso, la también 'popular' Pilar Marcos que tomó posesión este martes y ocupa la vacante dejada por el navarro Santiago Cervera.

Marcos, que hasta hace unas semanas formaba del Gabinete de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha declarado su participación en tertulias en medios de comunicación de titularidad privada y que esporádicamente imparte conferencias y seminarios, actividades por las que, según especifica no recibe remuneración alguna.