Las carreteras de CyL se cobraron este verano la vida de 32 personas, la cifra mĂĄs baja en el mismo periodo desde 2001

Alejo, no obstante, advierte del incremento en el nĂşmero de siniestros causados por el consumo de alcohol

Las carreteras de Castilla y LeĂłn se cobraron este pasado verano, entre los dĂ­as 1 de julio y 31 de agosto, la vida de un total de 32 personas, cifra que constituye la mĂĄs baja registrada en el mismo periodo desde 2001, tal y como ha destacado hoy el delegado del Gobierno en la Comunidad, Miguel Alejo, quien ha calificado de "positiva" la campaĂąa tanto por lo que respecta a disminuciĂłn en el nĂşmero de accidentes y vĂ­ctimas como por la fluidez que ha caracterizado el trĂĄfico en las vĂ­as dependientes del Estado.

Los 26 fallecidos menos contabilizados este aĂąo, un 44,83 por ciento menos que en el verano de 2010, donde perdieron la vida 58 personas, y los 30 accidentes mortales ocurridos, 15 menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior (-33,33%), en el que se produjeron 45 siniestros, han llevado a Alejo, durante el balance realizado hoy sobre seguridad vial en las carreteras de Castilla y LeĂłn, a felicitar a los ciudadanos porque, segĂşn ha apuntado, "cada vez conducen con mayor responsabilidad y respetan las normas de circulaciĂłn".

En cuanto a la distribución de los fallecidos, la provincia de Burgos figura a la cabeza, con seis fallecidos en cinco accidentes, seguida de Soria, con cinco víctimas en cuatro siniestros; Ávila, León y Valladolid, en todas ellas con cuatro muertos y otros tantos accidentes. Ademås, las carreteras de Salamanca y Zamora fueron escenario de tres accidentes mortales con tres víctimas, mientras que en Palencia murieron dos personas en otros tantos siniestros y en Segovia se produjo un único siniestro mortal con una víctima.

Por lo que respecta a los factores concurrentes, un 46,67% de los accidentes tuvo su origen en una distracciĂłn o la somnolencia y en un porcentaje notablemente inferior, un 16,67, el exceso de velocidad, mientras que, en cuanto a la tipologĂ­a, el 50% fue fruto de una colisiĂłn, un 33,3% por salida de vĂ­a y un 16,7% por atropello. En este Ăşltimo capĂ­tulo hubo que lamentar tres peatones muertos, dos menos que en el verano de 2010.

Asimismo, las carreteras de la Comunidad fueron escenario de la muerte de cinco motoristas, igual que en 2010, si bien en lo que llevamos de aĂąo el nĂşmero de fallecidos se sitĂşa en once, frente a los siete del pasado ejercicio (-39%).

En su comparecencia ante los medios, el delegado del Gobierno, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha dado la voz de alarma tras constatar un incremento en el consumo de alcohol entre los automovilistas. De hecho, Alejo ha asegurado que antes del inicio de la campaĂąa de verano el porcentaje de accidentes causados por la ingesta de bebidas alcohĂłlicas se movĂ­a entre el 2 y el 4%, porcentaje que a finales de agosto se ha elevado hasta el 6.

DE MADRUGADA Y DESPUÉS DE COMER

Del estudio sobre lo ocurrido se deduce, como asĂ­ ha enfatizado el delegado, que la mayor siniestralidad se produce en las franjas horarias comprendidas entre las 05.00 y 06.00 horas y las 16.00 y las 17.00 horas, mayoritariamente de martes a jueves (51%) y del sĂĄbado al domingo (39%), y que sĂłlo el 17% de los implicados eran menores de 25 aĂąos.

AdemĂĄs, la mayorĂ­a de los siniestros tuvieron por escenario las autovĂ­as y carreteras autonĂłmicas, con un 66,7%, frente al 26,7% de las carreteras nacionales, circunstancia que ha sido aprovechada por Alejo para incidir en que esa importante caĂ­da en el nĂşmero de fallecidos y accidentes mortales no sĂłlo ha de atribuirse a los propios conductores, "pues el mejor agente de seguridad es uno mismo", sino tambiĂŠn al esfuerzo inversor realizado por el Gobierno central en materia de infraestructuras terrestres, con 250 kilĂłmetros de autovĂ­a en construcciĂłn, mĂĄs de 100 kilĂłmetros en proceso de mejora y otros 500 mĂĄs de lĂ­neas AVE.

Gracias a ello, el polĂ­tico ha manifestado que el estado general de las carreteras del Estado en Castilla y LeĂłn se ha caracterizado por una adecuada capacidad que garantizĂł la fluidez del trĂĄfico, con un total de 15,6 millones de desplazamientos a lo largo de todo el verano, a pesar de que en algunas franjas horarias se llegara a registrar una ocupaciĂłn del 80 por ciento de su capacidad. AsĂ­, las mayores retenciones se produjeron en la OperaciĂłn Especial 1Âş de agosto y tuvieron como principal vĂ­a afectada a la A-6 en sentido A CoruĂąa, a la altura de Tordesillas (Valladolid).