Las cámaras se quedan en el cajón mientras que los 'smartphones' se van de viaje

Casi 2 de cada 3 españoles ya ha sustituido su cámara de fotos tradicional por la del 'smartphone'.

Un estudio revela que casi 2 de cada 3 españoles ya ha sustituido su cámara de fotos tradicional por la del 'smartphone'. Esta tendencia se acentúa en vacaciones. Los motivos tienen que ver con la gran calidad de las cámaras de los teléfonos, la subida directa a las redes sociales y la comodidad.

 

Un estudio realizado por The Phone House revela que el 82 por ciento de los españoles utiliza la cámara de su teléfono móvil y esta se ha convertido en una de las funcionalidades más usadas de los 'smartphones'.

 

La mayoría de los españoles ya ha sustituída la camara del móvil por las tradicionales. Esta no es una tendencia exclusiva de los más jóvenes,  incluso los mayores de 40 años ya han dejado de utilizar su cámara de fotos en pos del smartphone en casi un 60 por ciento de los casos. Sin embargo, son los veinteañeros y los treintañeros los que más acusan esta tendencia, concretamente un 67 por ciento y un 64 por ciento respectivamente

 

De hecho, cada vez más españoles utilizan la de su teléfono móvil como única cámara de fotos para las vacaciones. En concreto 1 de cada 3 usuarios, aunque son los veinteañeros los que lideran el ranking con un 34 por ciento y especialmente los hombres, con un 30 por ciento.

 

La conectividad es uno de los principales motivos por los que en los últimos tiempos las personas prefieren el 'smartphone'. El acceso directo a las redes sociales es uno de los atractivos, ya en un isntante es posible tener fotos de una gran calidad subidas a los perfiles del usuario.

 

Además este tipo de cámara cada día gana más en resolución y calidad, con potentes flash y sistemas ópticos que las convierten en herramientas a la altura de algunas de las profesionales. Todo esto sumado a la comodidad de llevar toda la tecnología en el bolsillo, han sido sin duda la clave para que los 'smartphones' se estén haciendo con el pastel de la fotografía amateur y para que los españoles, especialmente los jóvenes, "jubilen" a las cámaras tradicionales.

 

Esto se refleja también en las ventas de cámaras normales ya que, según la consultora GFK, las ventas de cámaras fotográficas en España cayeron un 27 por ciento con respecto a 2011 frente al crecimiento de las ventas de teléfonos inteligentes, especialmente en este país, que lidera el mercado de 'smartphones' en Europa con cerca de 20 millones de este tipo de dispositivos.