Las Cámaras de Comercio apuestan por la competitividad de las empresas españolas

Presidente de la Cámara de Comercio de Ávila

Las Cámaras de Comercio, entre ellas la de Ávila, creen que el anteproyecto de Ley de Garantía de la Unidad de Mercado reduce el denominado coste regulatorio, libera inversión y facilita la creación de empresas y la generación de empleo. Todo ello permitirá que las empresas españolas tengan una mejor competitividad

La Cámara Oficial de Comercio e Industria de Ávila considera que el Anteproyecto de Ley de Garantía de la Unidad de Mercado, que ha sido aprobado hoy por el Consejo de Ministros, supone un paso decisivo para la economía española y contribuirá a una más rápida salida de la crisis. Además, hace realidad una demanda reiterada de esta corporación de derecho público y de una parte importante del mundo empresarial en general.

 

Como ha venido reclamando la Cámara de Ávila durante años, la nueva iniciativa legal facilitará la libre circulación de bienes y servicios en todo el territorio nacional y servirá para el relanzamiento del tejido comercial, industrial y productivo español y aumentar la competitividad.

 

La Cámara Oficial de Comercio e Industria de Ávila espera, asimismo, que esta trascendental iniciativa legal del Gobierno, a cuyo desarrollo ofrece su apoyo y la total colaboración desde la red de Cámaras territorial, cuente con la más rápida tramitación posible, ya  que consideran imprescindible ordenar, cuanto antes, el actual entramado jurídico estatal, autonómico y local y reducir el costoso freno que éste supone  para  la competitividad de las empresas.

 

La nueva norma reduce el denominado coste regulatorio, libera inversión y facilita la creación de empresas y la generación de empleo.

 

Con ello, España avanza en la implantación de los principios de licencia única y legislación de origen que se aplican en la actualidad entre estados miembros de la Unión Europea.

 

Licencia única

 

A partir de su promulgación, con una sola licencia de actividad, las empresas podrán operar en cualquier punto de la geografía española, sin necesidad de recurrir a nuevas autorizaciones en las comunidades donde hayan previsto comercializar o prestar sus servicios. Este hecho supondrá un importante avance para las empresas, tanto en tiempo, como en costes y mejorará la eficiencia de la gestión administrativa, la movilidad productiva, la optimización de recursos y, en definitiva, significará un importante impulso para la competitividad.

 

En la actualidad, según estudios recientes, están vigentes en España más de 100.000 normas y directivas, de las que 67.000 corresponden a administraciones autonómicas, que dificultan la inversión y el desarrollo de actividades económicas.

 

Registro único

 

Para las Cámaras, otro aspecto importante a destacar del anteproyecto  de Ley, que incidirá y optimizará la regulación sectorial,  lo constituye el registro único por actividad o sector, con el que la Administración General del Estado dispondrá de una mayor capacidad de actuación y control sobre los registros propios de cada sector.

 

Impacto económico

 

Las Cámaras de Comercio consideran, igualmente, el importante impacto económico y de agilización y aprovechamiento de recursos sobre el desmesurado coste que supone hoy la fragmentación del mercado interno para nuestra economía. Las Cámaras quieren resaltar que el fortalecimiento del mercado interior abre importantes oportunidades para el crecimiento, la creación de empresas y empleo y una más óptima gestión de las economías de escala.

 

De igual forma, entre otras ventajas,  favorece la productividad,  la estabilidad de precios y la movilidad empresarial y profesional, al tiempo que proyecta una imagen exterior de España más ajustada a  la eficacia y eficiencia administrativa de los países más avanzados de su entorno.

 

Una reiterada demanda de la Cámara

 

Esta iniciativa ha sido demandada reiteradamente por la Cámara Oficial de Comercio e Industria de Ávila y, tradicionalmente, por las Cámaras de Comercio. Desde el año 2007, las Cámaras han venido defendiendo medidas para la mejora de la regulación y el impulso de la unidad de mercado, que han sido plasmadas en sus diversos documentos de análisis y propuestas (Ver documento adjunto).

 

Al mismo tiempo, la red territorial de Cámaras de Comercio sigue participando, de forma activa, en las políticas de reducción de cargas administrativas, llevando a cabo tareas de sensibilización, información y asistencia al tejido empresarial en sus relaciones con las Administraciones Públicas. Como fruto de este trabajo,  se han concretado diferentes propuestas que abundan en la simplificación administrativa, la eliminación de duplicidades burocráticas y el fomento de la coordinación interadministrativa, como elementos clave para la mejora competitiva de nuestras empresas.